All news
|
Print
18 febrero 2011

La reunión panafricana de INTERPOL marca el rumbo de una actuación conjunta contra la delincuencia transnacional

GABARONE (Botswana) – Altos mandos de las fuerzas del orden de toda África han clausurado la 21a Conferencia Regional Africana de INTERPOL con el respaldo a una serie de medidas encaminadas a impulsar la seguridad en toda la región, y más allá de ella, mediante una mayor cooperación y la mejora de las capacidades.

En esta reunión internacional de representantes de los organismos encargados de la aplicación de la ley se ha apoyado la aplicación de medidas regionales, realizadas vía INTERPOL, con miras a combatir delitos transnacionales como el narcotráfico y la trata de personas, la piratería marítima, el terrorismo y la falsificación de medicamentos. Se destacó asimismo la función que INTERPOL desempeña en los países miembros de África al mejorar el uso y la actualización de las bases de datos de esta organización, tales como la base de datos sobre documentos de viaje robados y perdidos, perfiles de ADN, huellas dactilares, armas de fuego, obras de arte e imágenes de delitos contra menores.

Esta conferencia se ha celebrado poco después de que las Naciones Unidas, a través de una resolución, hicieran un llamamiento a sus Estados miembros para que colaborasen con INTERPOL y Europol en la lucha contra las redes delictivas implicadas en los actos de piratería marítima. Poco antes se aprobó también una decisión de la Unión Europea, a raíz de la cual su misión militar Atalanta, desplegada  en el Golfo de Adén, pasará a utilizar la red y las herramientas de alcance mundial de INTERPOL, que constituyen el enlace vital aportado por los organismos encargados de la aplicación de la ley para combatir este fenómeno a escala internacional, según se aseveró en la reunión al respaldar la función crucial que desempeñan la Secretaría General y las Oficinas Centrales Nacionales (OCN) de esta organización policial para facilitar la comunicación e intercambiar información policial como datos sobre huellas dactilares, perfiles de ADN y fotografías de presuntos delincuentes.  

En la reunión se señaló hasta qué punto la piratería marítima repercute en toda África: la costa occidental del continente también se está viendo cada vez más perjudicada por este fenómeno, y en el litoral oriental determinados puertos son incapaces de embarcar ayuda vital urgente para las regiones afectadas. 

Otras medidas fundamentales aprobadas en la conferencia abarcan:

  • La lucha contra los delitos relacionados con el narcotráfico en África mediante la aplicación de planes coordinados de actuación regional contra el tráfico de cannabis, cocaína, heroína y sustancias psicotrópicas en sus regiones respectivas, lo que incluye intercambiar información entre los distintos organismos encargados de la aplicación de la ley y garantizar que se emprenden actuaciones coordinadas. Asimismo, se debe aprovechar las unidades de gestión de crisis que despliega INTERPOL, especialmente tras grandes decomisos de drogas y en casos donde es preciso llevar a cabo investigaciones complejas y destacadas.  
     
  • Ya que los terroristas buscados y sospechosos se desplazan a menudo entre los países africanos y fuera de ellos para lograr sus objetivos, en la reunión se hizo un llamamiento a las OCN de INTERPOL en África para que aprovechasen al máximo los instrumentos de esta organización a través de su proyecto de la Fusion Task Force con el objetivo de combatir el terrorismo en el continente. Asimismo, se pidió a las autoridades de inmigración y de aduanas que realicen búsquedas en las bases de datos de INTERPOL para que las autoridades fronterizas puedan impedir que los terroristas buscados o sospechosos logren atravesar las fronteras y para permitir a los departamentos de las fuerzas del orden responder adecuadamente.
  • A fin de combatir los delitos farmacológicos en África, en la reunión se recomendó que los departamentos de las fuerzas del orden en los países africanos, colaborando estrechamente con INTERPOL y las OCN, lleven a cabo en 2011, en el continente, actividades coordinadas, operativas y multidisciplinares, basándose en el modelo de la operación MAMBA, lo que abarca asimismo sesiones de formación, y apliquen un planteamiento sistemático de movilización de recursos para las actuaciones conjuntas entre INTERPOL y los países para llevar a cabo proyectos nacionales.

En un mundo globalizado, los delincuentes transnacionales aprovechan la tecnología, por lo que los participantes en la reunión hicieron hincapié en la función del futuro Complejo Mundial de INTERPOL en Singapur y en el actual documento de viaje de INTERPOL, que facilitan las respuestas de las fuerzas del orden ante los problemas que plantea la delincuencia en el siglo XXI. En esta conferencia África manifestó su apoyo al avance de estas dos iniciativas fundamentales.