All news
|
Print
04 febrero 2008

Liberia solicita ayuda a INTERPOL tras un importante decomiso de cocaína

Una unidad de gestión de crisis de INTERPOL viaja en estos momentos hacia Liberia para prestar ayuda a las autoridades nacionales después de que se descubrieran 2,5 toneladas de cocaína en un barco pesquero que navegaba frente a las costas de África Occidental.

La unidad se envió a petición de la Oficina Central Nacional de INTERPOL en Monrovia, tras la intercepción de la embarcación por parte de un buque de la Marina francesa a raíz de información aportada por el Centro de Análisis y Operaciones Marítimas en materia de Drogas (MAOC-N), con sede en Lisboa (Portugal).

El pesquero, de pabellón liberiano y bautizado con el nombre de Blue Atlantic, fue escoltado hasta Monrovia, donde los nueve miembros de su tripulación, todos ellos ghaneses, fueron detenidos.

El decomiso, practicado el 29 de enero, es el más importante de cuantos se han registrado este año en la región de África Occidental, que se está convirtiendo en uno de los lugares de tránsito predilectos de los traficantes que se dedican a transportar drogas desde América del Sur a Europa.

En respuesta a esta amenaza creciente, INTERPOL ha lanzado dos operaciones basadas en información estratégica (COCAF y PROTEUS), a fin de ayudar a coordinar las actividades de lucha contra el tráfico de cocaína que se llevan a cabo en la región.

En el marco de la misión asignada a la unidad de gestión de crisis, varios funcionarios de la Subdirección de Delincuencia Organizada y Drogas (DCO) y del Centro de Mando y Coordinación (CCC) de la Secretaría General de INTERPOL, con sede en Lyon (Francia), así como de la Oficina Subregional de Abiyán (Côte d’Ivoire), trabajarán con la policía de Monrovia para ayudar a determinar el origen y el destino del alijo, así como la identidad de las personas que participaron en la cadena de suministro.

Además de proporcionar apoyo sobre el terreno, INTERPOL publica y envía a los cuerpos policiales de sus 186 países miembros notificaciones internacionales en las que se solicita información suplementaria para ayudar a localizar y detener a cualquier sospechoso que haya sido identificado.

En mayo del año pasado, INTERPOL envió a Mauritania una unidad de gestión de crisis para prestar ayuda a las autoridades en la investigación del mayor decomiso de cocaína practicado en toda la historia del país. Seguidamente, se publicó una notificación internacional de INTERPOL sobre personas buscadas por la justicia, relativa al presunto destinatario del alijo.