All news
|
Print
07 noviembre 2012 - Media release

INTERPOL, con la ayuda de Canadá, pone en marcha un instrumento móvil mundial para combatir los delitos sexuales contra menores

ROMA (Italia) – Tras un acuerdo con Canadá, INTERPOL ha puesto en marcha el Laboratorio para la Identificación de Víctimas, que consiste en un instrumento móvil de investigación a escala internacional concebido para prestar asistencia en la identificación y el rescate de menores víctimas de delitos sexuales.

Este laboratorio consiste en una aplicación móvil que se puede utilizar en conferencias, cursos y otros encuentros de las fuerzas del orden, lo que permite que los investigadores intercambien con una audiencia lo más amplia posible versiones, debidamente expurgadas, de imágenes de delitos sexuales contra menores correspondientes a investigaciones en curso o por resolver.

Canadá ha donado a INTERPOL una copia de su sistema para fomentar los esfuerzos en materia de identificación de víctimas (SAVE, por sus siglas en inglés), desarrollado por el  Centro Nacional de Coordinación contra la Explotación de Menores de la Real Policía Montada de Canadá, así como el programa y los equipos informáticos del laboratorio.

Con ocasión de la firma del acuerdo, en paralelo a las reuniones de la Asamblea General de INTERPOL, que se está celebrando en Roma, el Director de la Real Policía Montada de Canadá, Bob Paulson, declaró: “Es un honor para mí presentar en esta reunión de la Asamblea General de INTERPOL el Laboratorio de Identificación de Víctimas del centro policial canadiense sobre niños explotados y desaparecidos, desarrollado por la Real Policía Montada de Canadá, a nuestros socios internacionales del ámbito policial”.

“La labor realizada por el personal técnico del citado centro pone de relieve el papel primordial de la Real Policía Montada de Canadá para combatir la explotación de niños a escala mundial y prestar ayuda a los funcionarios con miras a avanzar significativamente en la identificación de víctimas y la protección de los miembros más vulnerables de la sociedad: nuestros niños”, añadió el Sr. Paulson.

La gestión de este laboratorio estará a cargo del equipo de INTERPOL encargado de los delitos contra menores, que anima a los países miembros a adoptar un planteamiento centrado en las víctimas cuando realicen  sus investigaciones sobre abusos de menores.

“La generosidad de Canadá al poner este instrumento a disposición de INTERPOL y de la comunidad mundial encargada de la aplicación de la ley tendrá grandes repercusiones”, afirmó Ronald Noble, Secretario General de INTERPOL, con ocasión de la firma de este acuerdo en nombre de la organización policial mundial.

“La Base de Datos Internacional de INTERPOL sobre Explotación Sexual de Niños ya ha contribuido a rescatar a miles de menores en todo el mundo y ahora este nuevo laboratorio móvil para la identificación de víctimas constituirá un valioso instrumento para ayudar a los investigadores a resolver estos espeluznantes delitos”, concluyó el Jefe de INTERPOL.

“Las imágenes de abusos sexuales de menores no constituyen simplemente una fotografía disponible a través de Internet, sino que son la prueba de un grave daño permanente, físico y emocional, que sufre un niño o una niña inocente; por ello es fundamental que se pueda identificar a las víctimas lo antes posible”, declaró Mick Moran, Subdirector de la Unidad de Trata de Personas de INTERPOL, de la que depende el citado equipo de delitos contra menores.

Las imágenes de delitos contra menores de la Base de Datos Internacional de INTERPOL sobre Explotación Sexual de Niños se transferirán al laboratorio, que dispone de herramientas de edición para poder manipularlas y centrarse en distintos puntos de las mismas.

Las personas que accedan a las imágenes pueden dejar comentarios sobre ellas y facilitar elementos susceptibles de ayudar a los investigadores a identificar el lugar donde se captaron dichas imágenes o a identificar objetos que allí aparezcan, como juguetes, un edificio o un mueble que un investigador puede no reconocer, pero que constituyen una referencia clara o familiar para alguien que se encuentra en otro país o región del mundo.