All news
|
Print
29 agosto 2011

INTERPOL colabora en un curso para frenar el tráfico de especies de flora y fauna silvestres en África Austral

GABORONE (Botsuana) – Funcionarios de las fuerzas del orden de once países de África Austral han finalizado un curso intensivo, de seis días de duración, sobre aplicación de la ley contra el tráfico de flora y fauna silvestres, organizado por INTERPOL, concebido por
Environment Canada (Ministerio de medio ambiente canadiense) y financiado principalmente por el Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat (IFAW, por sus siglas en inglés).

Este taller, que tuvo lugar entre el 22 y el 27 de agosto, tenía por objetivo mejorar la gobernanza, intensificar la colaboración a escala regional, inculcar un mayor respeto de la legalidad e incrementar los enjuiciamientos de traficantes de especies de flora y fauna silvestres, que despojan el sur del continente africano de sus más valiosos recursos naturales. La necesidad de esta actividad de formación se había puesto de manifiesto unos pocos días antes, cuando Tanzania, que envió al curso a dos funcionarios, decomisó 1.041 colmillos de elefante.

Asistieron al curso 27 policías y funcionarios encargados de la aplicación de la ley que trabajan en este ámbito en Botsuana, Kenia, Lesoto, Malaui, Mozambique, Namibia, Sudáfrica, Suazilandia, Tanzania, Zambia y Zimbabue. El programa, preparado por expertos de Environment Canada, tocaba diversos puntos relacionados con la legislación internacional sobre flora y fauna silvestres, la cooperación interinstitucional, la gestión de los riesgos, técnicas de interrogatorio, procedimientos de investigación, legislaciones nacionales y herramientas de aplicación de la ley.

Canadá es uno de los países que más apoyo prestan al Programa de INTERPOL sobre Delitos contra el Medio Ambiente, y lo hace a través de una subvención concedida por
Environment Canada.

“Este curso llega en un momento crítico, ya que sobre el futuro de las especies más emblemáticas, como los rinocerontes y los elefantes, se ciernen graves amenazas que solo es posible afrontar mediante una mayor cooperación regional”, ha declarado Kelvin Alie, director del programa sobre prevención del tráfico ilegal de especies de fauna y flora silvestres del IFAW. “Gracias a la suma de conocimientos de INTERPOL, Environment Canada e IFAW, tenemos la posibilidad de poner fin a las actividades de estos ladrones y de preservar la vida silvestre”.

Richard Charette, de Environment Canada, una de las personas que han preparado el curso intensivo, ha señalado: “Canadá es consciente de que lo que falta a la mayor parte de los países desarrollados son herramientas eficaces, como manuales de identificación en los puestos fronterizos y formación básica en materia de aplicación de la ley. Para que Canadá pueda tener un control total sobre las especies protegidas que cruzan sus fronteras, debemos apoyar al máximo a los demás países para que detengan la exportación de mercancías ilegales antes de que lleguen a Canadá y América del Norte”.

“La mejora de las capacidades, como se ha hecho en este curso, constituye un componente esencial de nuestra estrategia para reducir la delincuencia contra el medio ambiente en toda su complejidad. Nuestro objetivo es descubrir y detener a más presuntos autores de estos delitos y, al mismo tiempo, intensificar la cooperación y la colaboración entre hombres y mujeres, instituciones y países”, ha declarado David Higgins, jefe del Programa de INTERPOL sobre Delitos contra el Medio Ambiente.

El taller culminó con la planificación de operaciones policiales para los próximos meses en los países de los participantes. Las operaciones se centrarán en los principales traficantes de especies de fauna y flora silvestres de la región, teniendo en cuenta que a menudo las organizaciones delictivas internacionales recurren al lucrativo negocio del contrabando de marfil para financiar sus actividades.