All news
|
Print
13 septiembre 2012

Funcionarios de medio ambiente vuelven a sus raíces en el marco de una iniciativa conjunta de INTERPOL y la Policía Federal de Brasil

MANAOS (Brasil) – La supervivencia en la jungla y el uso de herramientas de geoprocesamiento han sido dos de los componentes de una iniciativa de formación Law Enforcement Against Deforestation (LEAD   Fuerzas del orden contra la deforestación), llevada a cabo por INTERPOL en colaboración con la Policía Federal de Brasil, destinada a los funcionarios encargados de la aplicación de la ley en materia de medio ambiente.

El curso, impartido a lo largo de una semana del mes de agosto en el Centro de formación de la policía de medio ambiente de Brasil, en Manaos, en el estado de Amazonas, se enmarcaba en el proyecto LEAF (Law Enforcement Assistance for Forests   Ayuda de las fuerzas del orden en relación con los bosques) de INTERPOL, que proporciona apoyo y capacitación para la aplicación de la ley y la seguridad en materia de silvicultura, a fin de combatir la tala ilegal y la deforestación.

Funcionarios especializados de ocho países  Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Paraguay y San Salvador– recibieron formación tanto en nociones básicas, como la navegación y la orientación en la jungla, como en conceptos de alta tecnología para el uso de programas informáticos vía satélite, que ayudan no solo a detectar zonas de tala ilegal, sino que además aportan las pruebas necesarias para emprender procesos penales y administrativos contra los delincuentes.

Los alumnos asistentes al citado curso, que ha contado con el apoyo del organismo estatal noruego encargado de la ayuda al desarrollo (NORAD) en el marco de la financiación que este ha aportado al proyecto LEAF de INTERPOL - una iniciativa llevada a cabo en colaboración con el Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas en Noruega (GRID-Arendal) -, podrán ahora compartir sus conocimientos con otros funcionarios especializados de sus respectivos países, a fin de apoyar próximas operaciones de las fuerzas del orden basadas en información policial contra las talas ilegales y los delitos forestales.

Alex Iza Vilema, de la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Nacional del Ecuador, que participó en la formación, declaró: “Pasar una semana en una región que posee tal riqueza y variedad de fauna y flora silvestres me ha llevado a reconsiderar la importancia del trabajo que hacemos, no siempre debidamente valorado. Tras haber observado  a personas de distintos países ocupándose de los problemas a los que nos enfrentamos en relación con la protección del medio ambiente, los procedimientos y las repercusiones de estos delitos, me doy cuenta de que nuestra labor tiene una importancia vital”.

“El curso ha marcado un hito y debe servir de modelo para futuras acciones de INTERPOL. Ha ofrecido una oportunidad inusitada de compartir experiencias y de fomentar un espíritu de cordialidad que, creo, será fundamental en futuras operaciones de las fuerzas del orden”, aseguró el responsable de las operaciones del Programa de INTERPOL sobre Delitos contra el Medio Ambiente, Marco Antonio Araújo de Lima.

INTERPOL organizará cursos similares, además de coordinar operaciones contra la tala ilegal y la delincuencia organizada que actúa en zonas forestales.