All news
|
Print
07 junio 2011 - Media release

El sector privado debe intervenir cuando los Estados no pueden garantizar la seguridad mundial de la aviación, afirma el jefe de INTERPOL en una reunión de la IATA

SINGAPUR – El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, declaró que las compañías aéreas tienen tanto interés en garantizar la seguridad de los pasajeros como los Estados y, si estos no controlan adecuadamente los documentos de identidad de los viajeros, el sector de la aviación deberá hacerlo. Añadió que la seguridad de los pasajeros y de los aviones es una responsabilidad compartida.

En la reunión general anual de 2011 de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), celebrada en Singapur, el dirigente máximo de INTERPOL señaló que la acción común sobre la seguridad de los vuelos comerciales debe basarse en dos imperativos: mejorar la capacidad para enfrentarse a los peligros de hoy día y estar preparados para afrontar las amenazas del mañana.

“Cada vez que se ha producido un atentado ha sido porque no hemos sido capaces de reunir, analizar e intercambiar colectivamente la información de la que disponíamos. Y cada vez que se ha evitado un atentado ha sido porque hemos conseguido sacar partido a la información que teníamos sobre un pasajero concreto, un grupo o un peligro”, indicó el Sr. Noble.

“Los puntos débiles más palmarios de la seguridad mundial en las líneas aéreas son los mismos que hace casi
20 años. Los terroristas y otros delincuentes peligrosos siguen entando en los países y viajando por ellos utilizando pasaportes falsos y robados. El hecho de que la gran mayoría de los Estados no los comprueben en una base de datos mundial sobre documentos de viaje robados y perdidos puede ser compensado por el sector de la aviación, que podría colaborar con INTERPOL para hacerlo”. 

“Para los pasajeros de vuelos comerciales y los ciudadanos de todo el mundo es poco reconfortante saber que
10 años después de los atentados del 11 de septiembre y casi 20 años después de los perpetrados en 1993 contra el World Trade Center, uno de cada dos pasajeros de vuelos internacionales cruce las fronteras sin que se haya comprobado si el documento de viaje que porta es robado o perdido”, afirmó el Secretario General de INTERPOL refiriéndose al número total de llegadas internacionales registradas en los aeropuertos en 2010, que fue de 935 millones.

El Sr. Noble instó a comprobar sistemáticamente los documentos de los pasajeros de vuelos internacionales en la base de datos de INTERPOL sobre documentos de viaje robados y perdidos, la única de estas características a escala mundial, que hoy contiene casi 28 millones de registros sobre pasaportes robados y perdidos, facilitados por 158 países, y a la que pueden acceder funcionarios situados en los aeropuertos, fronteras y otros puntos de control destacados.  

“Debemos aprovechar al máximo las herramientas mundiales de las que disponemos, facilitar al sector de la aviación comercial el acceso a datos esenciales y centrarnos en el único elemento que estará siempre presente cuando se trata de viajes aéreos: el documento de identidad de los pasajeros. Los delincuentes y los terroristas con antecedentes, que a menudo han viajado mucho y han dejado un rastro tras ellos, seguirán utilizando pasaportes robados y perdidos para ocultar su verdadera identidad hasta que logremos colmar este palmario vacío en la seguridad”, añadió el Sr. Noble.

Secretary General Noble called for the systematic check of international air travellers against INTERPOL’s Stolen and Lost Travel Documents database during IATA's annual general meeting.