All news
|
Print
10 julio 2009 - Media release

Se detiene a un hombre después de haber detectado en las bases de datos de INTERPOL un pasaporte robado hace ocho años

LYON (Francia) – Un hombre que intentaba entrar en Sudáfrica fue detenido en el aeropuerto de Johannesburgo después de que, tras haber consultado las bases de datos de INTERPOL, se determinase que estaba viajando con un pasaporte robado en blanco en Pakistán hace ocho años.

Este documento pertenece al lote de 2.000 pasaportes robados en una oficina regional de Abbottabad en diciembre de 2001, y fue registrado en la base de datos de INTERPOL sobre documentos de viaje robados y perdidos por Pakistán, uno de los primeros países en enviar registros a dicha base tras su creación en 2002.

El pasaporte robado fue descubierto gracias a las soluciones técnicas desplegadas por INTERPOL en Sudáfrica, que permiten a los funcionarios de primera línea consultar directamente esta base de datos, que actualmente cuenta con casi 19 millones de registros (de los cuales diez millones y medio corresponden a pasaportes) enviados por 145 países.

La conexión de los puestos fronterizos a las bases de datos de INTERPOL forma parte de una serie de medidas de seguridad aplicadas en Sudáfrica en el marco de los preparativos para dos acontecimientos deportivos internacionales: la copa de confederaciones de 2009 y la copa del mundo de la FIFA de 2010.

“No hay ninguna limitación en el uso de pasaportes robados en blanco, que es uno de los instrumentos más valiosos de los que disponen los terroristas y los delincuentes que esperan viajar de manera anónima”, declaró el Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL, Jean-Michel Louboutin.

Este caso viene a demostrar la importancia de ampliar el acceso en tiempo real a las bases de datos de INTERPOL por parte de los funcionarios situados en lugares estratégicos, a fin de reforzar la seguridad, tanto a escala nacional como internacional.

“Si Pakistán no hubiese registrado estos documentos y si Sudáfrica no hubiese tomado medidas para garantizar que todos los documentos de viaje que se utilizan para entrar en el país se comprueban en la base de datos de INTERPOL, este hombre habría pasado la frontera totalmente desapercibido y no se le habría podido localizar”, añadió el Sr. Louboutin.

La policía de Sudáfrica está intentando determinar la verdadera identidad de esta persona después de que la comprobación de sus huellas dactilares en la base de datos de INTERPOL no haya arrojado ningún resultado positivo. Sus huellas se están difundiendo entre los 187 países miembros de esta organización a fin de determinar si se produce alguna coincidencia en las bases de datos nacionales.

Esta persona, que se encuentra detenida en Sudáfrica, comparecerá ante los tribunales el 5 de agosto.