All news
|
Print
17 noviembre 2008 - Media release

África es testigo de la operación internacional más importante de la historia en materia de delitos contra la flora y la fauna silvestres coordinada con INTERPOL

La operación llevada a cabo el sábado en el continente africano para combatir los delitos contra la flora y la fauna silvestres condujo a la detención de casi 60 personas y al decomiso de una tonelada de marfil de elefante de contrabando. En un solo día se practicaron redadas en más de 50 lugares, entre ellos mercados de marfil locales, aeropuertos, pasos fronterizos y puntos de contrabando.

Las detenciones y los decomisos se efectuaron en el marco de una operación policial llevada a cabo en cinco países y coordinada por INTERPOL denominada Baba. En ella participaron más de 300 funcionarios de los organismos de policía, aduanas, información y protección de la flora y la fauna silvestres de la República del Congo, Ghana, Kenia, Uganda y Zambia, lo que la convierte en la mayor operación internacional en materia de delitos contra la fauna y la flora silvestres llevada a cabo por el momento en África. 

Los organismos para la conservación de la naturaleza, entre los que se encuentra la CITES, la convención sobre especies amenazadas administrada por la ONU, apuntan continuamente a los mercados clandestinos de marfíl de ámbito nacional como el factor principal de la continua caza furtiva de elefantes y del contrabando de marfil. La operación BABA fue concebida para hacer frente a este problema, y es la primera de una serie de operaciones de esta índole previstas en todo el mundo.

“Con la “globalización” de las organizaciones delictivas, la cooperación transnacional es la clave del éxito de la labor de las fuerzas del orden, como ha quedado patente con la operación BABA”, declaró Jean-Michel Louboutin, Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL.

“Es en las operaciones de este tipo en las que se demuestra el valor de la función esencial de INTERPOL, que consiste en facilitar la cooperación entre los organismos encargados de la aplicación de la ley de múltiples países”, añadió. “Los resultados positivos de la operación se han conseguido gracias a la actuación concertada en los puestos fronterizos por parte de la policía, los organismos encargados de la protección de la flora y la fauna silvestres, y los servicios de información".

El Director del programa OASIS de INTERPOL, dirigido a la prestación de ayuda operativa, servicios y apoyo en materia de infraestructuras, Giuliano Zaccardelli, declaró que gracias a este programa, se ha ayudado a los países africanos a preparar este tipo de operaciones contra la delincuencia mejorando su capacidad para afrontar las actividades delictivas a escala nacional, regional y mundial.

"La cooperación entre los países de África Oriental, Occidental y Austral para hacer frente a los delitos contra la flora y la fauna silvestres constituye un ejemplo a seguir. Se podrían llevar a cabo actuaciones similares a la operación BABA también en Asia, las Américas y en cualquier otra región donde los delincuentes trafiquen con productos ilícitos derivados de la flora y la fauna silvestres”, declaró.

La operación BABA recibió este nombre en memoria del guarda forestal del departamento de protección de la flora y la fauna silvestres de Ghana Gilbert Baba, asesinado por unos contrabandistas de especies protegidas hace una década. Esta operación fue coordinada por la Secretaría General de INTERPOL, sita en Lyon (Francia); además de los organismos ya mencionados, en ella participaron varios organismos miembros del Grupo de Trabajo de INTERPOL sobre Delitos contra la Flora y la Fauna Silvestres, que contaron con el apoyo adicional de las sociedades protectoras de animales Humane Society de Canadá y Humane Society International y del Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat (IFAW).

La operación también recibió el importante apoyo del Grupo Especial del Acuerdo de Lusaka (LATF), creado en 1994 por los gobiernos de la región para facilitar la cooperación regional en la lucha contra el comercio ilícito de plantas y animales.

Esta destacada operación fue financiada por la Administración Federal de Alemania en el marco del proyecto OASIS-AFRICA de la Secretaría General de INTERPOL, iniciativa destinada a mejorar la capacidad operativa de las fuerzas policiales de la región, ayundándoles a perfeccionar sus habilidades con el objetivo de combatir con mayor eficacia los delitos nacionales e internacionales.