All news
|
Print
19 diciembre 2011

INTERPOL dirige en Asia una ofensiva contra los mercados ilegales de especies de fauna y flora silvestres

BANGKOK (Tailandia) ‒ La redes ilegales de Asia que comercian con especies de fauna y flora silvestres han sufrido un duro golpe tras una reciente operación coordinada por INTERPOL dirigida contra el tráfico ilícito de especies en peligro de extinción que ha dado lugar a redadas, detenciones e investigaciones en toda la región.

La operación STOCKTAKE tuvo lugar del 1 al 12 de diciembre y contó con el apoyo del Programa de INTERPOL sobre Delitos contra el Medio Ambiente. En ella participaron los organismos encargados de la aplicación de la ley de la India, Indonesia, Malasia y Tailandia, que inspeccionaron mercados, restaurantes y comercios en los que junto con productos legales se pudieran vender especies amenazadas, y entre ellas especies animales para consumo humano.

En la India las fuerzas del orden especializadas en delitos contra la fauna y la flora silvestres registraron 37 comercios y detuvieron a 10 sospechosos que están ahora en espera de juicio por comerciar con marfil, garras de leopardo y demás artículos prohibidos. También decomisaron pájaros como pruebas, además de diversas especies marinas entre las que había holoturias y moluscos.

Los agentes del departamento de delincuencia especializada de la Policía Nacional de Indonesia coordinaron la operación desde Yakarta. La policía regional de Kalimantan Oriental detuvo a cuatro personas presuntas culpables de la muerte de orangutanes, y se incautó de armas de fuego y de lo que al parecer eran huesos de estos animales.

En Malasia los funcionarios del departamento de fauna y flora silvestres y parques nacionales inspeccionaron 21 comercios y restaurantes, y gracias a su actuación hay ahora cuatro personas imputadas por tenencia de especies protegidas. Uno de los restaurantes servía carne de puercoespín, civeta y jabalí.

Los agentes de la división de delitos contra el medio ambiente y recursos naturales de la policía de Tailandia se centraron en el mercado Chatuchak de Bangkok, un conocido centro neurálgico del tráfico ilícito de especies de fauna y flora silvestres. Los investigadores están elaborando información policial a partir de los datos recopilados durante la operación, y la están estudiando. Las investigaciones prosiguen su curso.

“Esta operación demuestra la capacidad de la red mundial de INTERPOL para coordinar operaciones contra los delitos transnacionales como el tráfico de especies de fauna y flora silvestres. Nuestra organización, que trabaja con sus 190 países miembros, ayuda a combatir los delitos que representan un peligro mundial para la seguridad del medio ambiente y para la salud de los ciudadanos”, afirmó Bernd Rossbach, Director Ejecutivo en funciones de los Servicios Policiales de INTERPOL.

Los cuatro países que han participado en la operación STOCKTAKE han sacado a la luz delitos transnacionales, y están colaborando con INTERPOL para seguir pistas a escala mundial.

Justin Gosling, funcionario de INTERPOL especializado en delitos contra la fauna y la flora silvestres destacado en Bangkok (Tailandia), declaró que esta operación constituye un comienzo contundente al que seguirán más actuaciones contra los mercados de la región que comercian con estas especies, ya que ponen en peligro no solo la fortaleza y la supervivencia de las especies en sí, sino también la salud de las personas, que pueden verse afectadas por zoonosis, enfermedades transmisibles de animales a humanos.