All news
|
Print
04 diciembre 2012

Unas operaciones de INTERPOL en Asia dan lugar al decomiso de tigres vivos y animales de otras especies protegidas

LYON (Francia) – La segunda y tercera fases de la operación PREY (“presa” en inglés) de INTERPOL, destinada a combatir el tráfico ilícito de especies de fauna y flora silvestres y de productos derivados de los animales, permitió decomisar 40 tigres vivos y partes de estos felinos, además de ejemplares de otras especies protegidas, y dio lugar a la detención de más de una docena de personas.

La operación PREY II se llevó a cabo en los meses de septiembre y octubre en Bangladesh, Laos, Myanmar, Tailandia y Vietnam, y estuvo seguida por la operación PREY III, realizada en Indonesia y Malasia. Además de tigres, las autoridades competentes decomisaron pangolines, serpientes protegidas y carne de caza de animales salvajes. La operación PREY es una de las diversas iniciativas que se llevan a cabo en el marco del proyecto PREDATOR de INTERPOL.

Gracias a las actuaciones en materia de aplicación de la ley realizadas a raíz de esta operación, los países con poblaciones de tigres estarán mejor preparados para participar en las futuras actividades del citado proyecto. Esta preparación se verá consolidada en mayor medida por un curso que tendrá lugar próximamente en Nepal y que está siendo organizado en colaboración con la red de Asia Meridional para la aplicación de las leyes en materia de protección de la fauna y la flora silvestres (SAWEN, por sus siglas en inglés) y la Oficina Central Nacional de INTERPOL en Katmandú.

“Hoy, cuando se celebra en algunos de nuestros países miembros el día de la conservación de la fauna y la flora silvestres, aplaudimos la cooperación y colaboración de las fuerzas del orden de Asia para combatir este complejo delito que atenta contra dicha fauna y flora”, afirmó David Higgins, Jefe del Programa de INTERPOL sobre Delitos contra el Medio Ambiente.

“En el contexto actual, en que se observa una cohesión creciente dentro de la comunidad internacional encargada del cumplimiento y la ejecución de las normas medioambientales por lo que respecta a la conservación de los tigres, los leopardos de las nieves y otros grandes felinos del continente asiático, INTERPOL está dispuesta a ayudar a sus países miembros a mejorar la gobernanza y la capacidad en materia de aplicación de la ley, con miras a la conservación del patrimonio silvestre mundial”, concluyó Higgins.

Como consecuencia de los distintos usos que se hacen de determinados animales, ya sea como símbolo de un cierto estatus o por sus propiedades curativas, algunas especies están ahora al borde de la extinción. A fin de evitar esta situación irreversible, INTERPOL hace un llamamiento para cambiar el comportamiento y poder así restaurar la independencia económica, natural y social de la región, de manera que se acabe con la demanda y se ponga fin a la cadena delictiva de suministro de estos productos ilícitos.

El proyecto PREDATOR prosigue su labor para proteger a los tigres salvajes en todo el mundo gracias al apoyo constante de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) y del Departamento británico de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (DEFRA, por sus siglas en inglés).