All news
|
Print
19 octubre 2010

Detenidos varios sospechosos de inmigración clandestina y estafa a raíz de una operación de INTERPOL contra el robo de vehículos

Una operación de tres días coordinada por INTERPOL para identificar vehículos robados ha concluido con una serie de detenciones por varios delitos, como el tráfico de inmigrantes clandestinos, la tenencia de documentos falsos y presuntas estafas con tarjetas de crédito.

En el marco de la labor del grupo especializado de INTERPOL sobre vehículos robados, se llevó a cabo en Baviera (Alemania) la operación LEO, en la que la inspección de más de 700 vehículos permitió identificar y decomisar dos automóviles de gran valor, además de descubrir cinco motores de barco que habían sido robados en Francia. 

Entre los principales detenidos se encuentra una persona de nacionalidad islandesa, acusada de un delito de inmigración clandestina por transportar cuatro inmigrantes irregulares afganos, quienes han pasado también a disposición judicial; una persona de nacionalidad polaca, acusada de tenencia de moneda falsa; y cuatro personas de nacionalidad rumana, detenidas por tenencia de tarjetas de crédito cuyos datos habían sido robados.

Los funcionarios policiales Renato Schipani y Jörn Seifert, miembros del grupo especializado de INTERPOL sobre vehículos robados, que tiene su base en la sede de la Secretaría General de esta organización, sita en Lyon (Francia), han coordinado la operación y afirman que se han obtenido resultados excelentes.

“Esta operación pone de manifiesto que los autores de delitos como el robo de automóviles suelen estar involucrados en otras formas de delincuencia”, ha declarado Renato Schipani.

“Las comprobaciones, no solo sobre vehículos robados, efectuadas en las bases de datos mundiales de INTERPOL sobre el terreno también han permitido a los funcionarios de primera línea dar con personas buscadas por otros delitos graves y ello supone un importante recurso para ayudar a garantizar la seguridad pública”, añadió Jörn Seifert.

La operación LEO ha sido la cuarta llevada a cabo por el citado grupo en los últimos 18 meses y ha permitido recuperar 60 automóviles de gran valor, a la vez que ha dado lugar la detención de 40 personas. El grupo especializado está integrado por expertos de Alemania, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Italia, Reino Unido, Suecia y Europol. 

La base de datos de INTERPOL sobre vehículos robados contiene actualmente más de siete millones de registros procedentes de 129 países, y las consultas realizadas tan solo en 2010 ya han producido más de 26.000 resultados positivos en todo el mundo.