All news
|
Print
05 noviembre 2012 - Media release

La declaración ministerial de INTERPOL busca forjar estrategias para luchar contra los nuevos aspectos de la violencia actual

ROMA (Italia) – Cerca de cien Ministros de Justicia, Interior y Seguridad de todo el mundo reunidos en el marco de la Asamblea General de INTERPOL han aprobado una declaración conjunta en la que se reconoce la necesidad de determinar estrategias viables para combatir con eficacia las formas cambiantes de la violencia asociada a los delitos del mundo actual, recurriendo para ello a un mayor intercambio de información y a una utilización más frecuente de las herramientas y servicios policiales internacionales.

En la reunión ministerial se ha tratado de forjar nuevas directrices que resulten adecuadas para combatir las formas actuales de violencia tales como el extremismo y el terrorismo, la violencia urbana o la trata y el tráfico de personas, para lo cual se ha propuesto que se adapten las estrategias de seguridad en función de estas amenazas, que se reconsideren las doctrinas existentes sobre metodología policial, que se fomente la cooperación policial a escala mundial mediante la agilización del intercambio de información, y que se implique a todas las partes interesadas, tanto del sector de la seguridad como de otras esferas.

Tras las palabras pronunciadas en la reunión por el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, quien subrayó que “las amenazas a las que nos enfrentamos hoy en día siguen siendo de enormes proporciones, ya que la violencia criminal cambia constantemente de forma”, en la declaración se anima a las principales instancias decisorias a tomar las medidas necesarias para facilitar las actuaciones de ámbito nacional y mundial dirigidas contra la creciente expansión de la violencia delictiva actual y contra los problemas que afrontan las fuerzas policiales a la hora de combatirla.

La reunión ministerial, la mayor en su género celebrada hasta la fecha, ha marcado el inicio de la 81a reunión de la Asamblea General, de cuatro días de duración (del 5 al 8 de noviembre), cuyo lema es “Retos policiales frente a la violencia de los delitos del mundo actual” y que congrega a más de mil delegados procedentes de unos 170 países.