All news
|
Print
04 noviembre 2008 - Media release

La detención y extradición de presuntos terroristas tunecinos por parte del Reino Unido subraya la necesidad de colaboración policial a escala regional e internacional

LYON (Francia) – La extradición a Italia desde el Reino Unido de tres presuntos terroristas tunecinos, objeto de sendas órdenes de detención europeas y alertas mundiales de INTERPOL, ha puesto de manifiesto la necesidad de que los países utilicen herramientas policiales regionales e internacionales para evitar que los prófugos buscados eludan la detención.  

Habib Ignaoua, Mohamed Khemiri y Ali Chehidi, acusados por las autoridades italianas de conspiración para reclutar voluntarios dispuestos a cometer atentados terroristas, llegaron a Milán el sábado. Habían sido detenidos en Inglaterra el año pasado en el marco de varias redadas coordinadas por toda Europa contra una red, presuntamente radicada en Italia, que se dedicaba a reclutar combatientes para Irak y Afganistán.  

Las órdenes de detención europeas contra estos tres tunecinos pertenecen a una serie de 20 expedidas por Italia. La Oficina Central Nacional de INTERPOL en Roma publicó también un mensaje de difusión mundial (un aviso internacional sobre personas buscadas por la justicia) contra nueve individuos, entre los cuales se encontraban los tres tunecinos, para que todos los países miembros de la Organización, tanto europeos como no europeos, tuviesen conocimiento de que eran objeto de búsqueda.

Las comprobaciones realizadas por los funcionarios del Grupo Mixto Especializado, la principal iniciativa de INTERPOL en materia de lucha contra el terrorismo, revelaron que varios de los sospechosos ya figuraban en las bases de datos de la Organización y proporcionaron a la policía italiana información adicional sobre dichos individuos.

“Este caso constituye un modelo de cómo el enfoque integrado, consistente en utilizar una orden de detención europea respaldada por un mensaje de difusión de INTERPOL, puede servir para atrapar a sospechosos en el ámbito europeo, en el que pueden ser extraditados rápidamente”, ha declarado el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble.

“Este procedimiento a dos niveles no sólo limita en gran medida la posibilidad del sujeto de viajar a otros países, sino que también asegura la recopilación e intercambio de información a escala mundial, que a su vez puede llevar a descubrir posibles vínculos con otras investigaciones internacionales.”
 
Creado en septiembre de 2002, a raíz del alarmante aumento de la escala y la complejidad de los atentados terroristas internacionales, el Grupo Mixto Especializado de INTERPOL ofrece asistencia a cada uno de los 187 países miembros de esta Organización en todos los aspectos relacionados con la investigación de delitos de terrorismo, en particular en lo que respecta a la identificación de las jerarquías de las distintas organizaciones, su formación y financiación, los métodos de reclutamiento y los motivos que les llevan a actuar.

El intercambio de información a través de la red del Grupo Mixto Especializado, compuesta por más de 200 oficiales de contacto en todo el mundo, se ha incrementado considerablemente, especialmente en cuanto a identidades de presuntos terroristas que figuran en la base de datos del proyecto. Esta base contiene actualmente más de 12.000 registros, cuando en el momento de su creación en 2001 contaba sólo con 2.000.