All news
|
Print
14 enero 2013 - Media release

Visita histórica de varios senadores estadounidenses a la Oficina Regional de INTERPOL en Argentina

BUENOS AIRES (Argentina) – Cuatro senadores estadounidenses de alto rango han realizado una visita histórica a la Oficina Regional de INTERPOL en Buenos Aires, para constatar de primera mano el valor añadido que aporta la cooperación policial internacional a las actividades de aplicación de la ley de ámbito nacional y regional.

Los senadores Richard Shelby (Alabama), Thad Cochran (Misisipi), Susan Collins (Maine) y Michael Crapo (Idaho), todos ellos republicanos, fueron recibidos por Ronald Noble, Secretario General de INTERPOL, y Rafael Peña Hernández, Jefe de la Oficina Regional de INTERPOL en Buenos Aires (Argentina), que sirve como punto de contacto regional de la organización policial mundial para los países de toda Sudamérica.

Los senadores, que iban acompañados de la embajadora de Estados Unidos en Argentina, Vilma Martinez, el Jefe de la Oficina Central Nacional de INTERPOL en Washington (Estados Unidos), Shawn Bray, y otros altos funcionarios estadounidenses, fueron informados sobre las herramientas y actividades con los que la mayor organización policial del mundo ayuda a las fuerzas del orden de Estados Unidos a garantizar la protección de los 315 millones de habitantes del país y de los 50 millones de personas que lo visitan cada año.

Tras la inauguración de su Centro de Mando y Coordinación en 2011, la oficina de Buenos Aires se convirtió en la primera Oficina Regional dotada de una capacidad de apoyo policial permanente (24 horas al día y 7 días a la semana);  actúa conjuntamente con el Centro de Mando y Coordinación (CCC) sito en la sede de INTERPOL, en Lyon (Francia), y ha desempeñado una función esencial en la operación INFRA-SA (destinada a la búsqueda y detención en Sudamérica de prófugos internacionales).

Entre las 200 personas objeto de la operación, oriundos de 34 países distintos, figuraban las hermanas Clara y Caridad Guilarte, buscadas por Estados Unidos por presentación de solicitudes de reembolso falsas por valor de 9.100.000 USD al programa Medicare (sistema de seguridad social estadounidense). Tras su captura en Colombia, ambas fueron extraditadas a Estados Unidos y condenadas a 14 años de privación de libertad por un tribunal de Miami.

En el discurso informativo que pronunció ante la delegación, durante la visita que esta realizó el viernes, el Secretario General declaró que Estados Unidos, en su condición de país que más utiliza la base de datos de INTERPOL sobre documentos de viaje robados y perdidos, se está convirtiendo en un ejemplo a seguir para los demás países. Solo en 2012 las autoridades estadounidenses efectuaron más de 220 millones de consultas, que condujeron a la identificación de 10.500 personas que trataban de entrar en el país utilizando pasaportes fraudulentos.

“El dicho que afirma que “toda política es local” también se podría aplicar a la labor policial, e INTERPOL puede garantizar que la información internacional esencial de carácter policial llegue a manos de las fuerzas del orden de ámbito local y nacional en el momento y lugar en que más se necesiten”, señaló Ronald Noble.

“Ni INTERPOL ni sus países miembros dejarán de buscar, hasta que sean capturados, a los delincuentes peligrosos perseguidos a  escala internacional con vistas a su detención”, añadió el Jefe de INTERPOL, destacando el caso de Joran Van der Sloot.

Este neerlandés de 25 años de edad fue detenido en Chile en 2010, después de que la Oficina Central Nacional (OCN) de INTERPOL en Perú difundiera un mensaje de alerta en el que se informaba de su búsqueda en relación con el asesinato de la joven de 21 años Stephany Flores Ramírez, delito del que Van der Sloot se declaró posteriormente culpable, por lo que fue condenado a 28 años de privación de libertad en enero de 2012.

Van der Sloot sigue siendo objeto además de una notificación roja de INTERPOL (un aviso internacional sobre una persona buscada por la justicia) publicada a petición de las autoridades de Estados Unidos por extorsión relacionada con la desaparición en 2005, en Aruba, de la adolescente estadounidense Natalee Holloway, sobre la que se publicó en su momento una notificación amarilla de INTERPOL (un aviso internacional sobre personas desaparecidas) que sigue siendo válida.

En marzo de 2011, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), en colaboración con las autoridades ecuatorianas, siguió hasta un punto concreto de la ciudad de Quito la pista de seis ciudadanos paquistaníes buscados por delitos relacionados con el tráfico de personas y vinculados a grupos terroristas conocidos. Tras el envío por las autoridades de Ecuador de una solicitud de publicación de notificaciones rojas sobre los sospechosos, la OCN de Washington y los funcionarios de la sede de la Secretaría General velaron por que tal publicación se llevara a cabo en un plazo de 24 horas, lo que permitió la deportación de los interesados.

Ronald Noble señaló asimismo el reciente éxito de la operación SPARTACUS, una iniciativa contra la trata de personas coordinada por la Oficina Regional de Buenos Aires. Dicha operación, que se llevó a cabo durante seis semanas (del 18 de junio al 31 de julio de 2012) en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay, y contó con el apoyo de España, Italia, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), condujo al rescate de 365 víctimas y a la detención de 197 personas.

Visit of four US Senators to INTERPOL Regional Bureau in Buenos Aires

Shawn Bray, Head of INTERPOL Washington