All news
|
Print
17 diciembre 2013

Mayor seguridad en las Américas gracias a los programas de formación de INTERPOL

LA HABANA (Cuba) – El Taller de INTERPOL de Evaluación de los Programas de Capacitación en las Américas, que tuvo lugar del 11 al 13 de diciembre y contó con la participación de 30 delegados de 23 países y territorios de las Américas, se centró en la mejora de la cooperación regional para la lucha contra la delincuencia organizada y drogas.  

Este taller fue la última de toda una serie de actividades cursadas por más de 300 participantes de
36 países desde diciembre de 2011.

El programa de tres años de duración, financiado conjuntamente por la Secretaría General de INTERPOL y el Gobierno de Canadá, tenía por objeto reforzar la capacidad de la región y la cooperación policial operativa entre organismos en materia de delincuencia organizada. 

Con ocasión de este evento, Yves Gagnon, Embajador de Canadá en Cuba, citó a Diane Ablonczy, Ministra de Estado de Asuntos Exteriores de Canadá, y destacó que ‘poner en práctica un enfoque regional para combatir el tráfico de drogas, cada vez más extendido en las Américas,  es esencial para la seguridad tanto a escala nacional como internacional’.

El Director de Capacitación y Formación de INTERPOL, Dale Sheehan, afirmó que el apoyo de Canadá ha contribuido a incrementar la capacidad de INTERPOL para ayudar a los países miembros de las Américas a identificar y desmantelar redes de delincuencia organizada transnacional.

“Este programa ha permitido que funcionarios de policía de las Américas desarrollen sus competencias y capacidades con miras a incrementar la cooperación a escala regional para apoyar sus investigaciones, lo que mejorará su capacidad para combatir la delincuencia y proteger a los ciudadanos”, declaró Sheehan.

La primera fase del Programa de INTERPOL de Capacitación para la Lucha contra la Delincuencia Organizada en las Américas estaba compuesta por seis cursos, que tuvieron lugar entre 2011 y 2013. Se centró en la formación sobre delincuencia organizada, y se trataron temas como el tráfico de drogas y armas, el blanqueo de dinero y las bandas organizadas.

A partir de los resultados de las sesiones formativas iniciales, la segunda fase estuvo enfocada a talleres y operaciones, entre las que figuraban la operación ICEBREAKER, destinada a combatir el tráfico de precursores químicos y en la que se decomisaron 360 toneladas de productos químicos, 200 kilos de metanfetamina, cocaína y LSD, y 2 millones de dólares estadounidenses, y la operación LIONFISH, dirigida contra el tráfico marítimo de drogas y armas de fuego ilícitas por parte de los grupos de delincuencia organizada en América Central y el Caribe.  

La operación LIONFISH contó con la participación de unos 34 países y territorios y dio lugar al decomiso de 30 toneladas de cocaína, heroína y marihuana por un valor de unos 822 millones de USD, a 142 detenciones, y a la recuperación de 15 buques, 8 toneladas de precursores químicos,
42 armas de fuego y cerca de 170.000 dólares estadounidenses.

“Los resultados obtenidos de las operaciones dirigidas por INTERPOL, como ICEBREAKER o LIONFISH, son una muestra más de que combinar la formación con ejercicios operativos es un enfoque eficaz”, añadió el Sr. Sheehan.

El programa también apoyó a la operación INFRA AMERICAS de INTERPOL, una iniciativa para ayudar a los países miembros a localizar prófugos internacionales vinculados a redes delictivas organizadas que supuestamente se esconden en América Central, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela o el Caribe.

El taller, celebrado en La Habana, contó con la participación de investigadores de organismos policiales especializados, agentes de las fuerzas del orden, de la fiscalía o de los servicios de aduanas procedentes de entidades colaboradoras, y funcionarios de las Oficinas Centrales Nacionales de INTERPOL de toda la región. Durante el curso, que se impartió en español e inglés, se debatieron experiencias operativas y buenas prácticas, así como estrategias para promover la cooperación internacional.    

Entre los asistentes a la inauguración oficial se encontraban Herman Portocarero, Embajador de la Unión Europea en Cuba, Cornel Rueda Soto, Jefe de la Unidad Central de Información Policial de la Policía Nacional de Cuba, y Paul Hilaire, Secretario Permanente del Consejo del Caribe para la Aplicación de las Leyes Aduaneras.

El taller contó con la representación de los siguientes países: Anguila, Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Canadá, Colombia, Cuba, Curazao, Ecuador, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Honduras, Islas Vírgenes Británicas, Jamaica, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, Santa Lucia, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago, y Turcos y Caicos.