All news
|
Print
05 agosto 2013

La mejora de las investigaciones de ámbito regional sobre el terrorismo radiológico y nuclear, tema central de una conferencia de INTERPOL celebrada en Panamá

CIUDAD DE PANAMÁ (Panamá) – Unos 60 funcionarios procedentes de nueve países de América Central y del Sur han asistido a una reunión celebrada por INTERPOL en Panamá, con miras a elaborar un enfoque regional coordinado para la prevención del terrorismo perpetrado con materiales químicos, biológicos, radiactivos, nucleares y explosivos (QBRNE).

Organizada por el Programa de INTERPOL de Prevención del Terrorismo con Materiales QBRNE y por la Oficina Central Nacional de INTERPOL en Panamá, la reunión, de cinco días de duración (del 29 de julio al 2 de agosto), tenía por objeto formular una metodología regional que permitiera levar a cabo investigaciones eficaces, basadas en información policial y orientadas a la prevención, acerca de actos terroristas relacionados con armas, materiales y tecnologías de tipo QBRNE.

Entre los temas de debate figuraban las operaciones regionales contra el tráfico de materiales radiactivos, las fuentes de materiales radiactivos y nucleares, los mecanismos de gestión de incidentes y los equipos de detección de radiaciones utilizados en la operaciones relacionadas con los materiales QBRNE.

“El riesgo de que los terroristas utilicen materiales QBRNE es muy real, y, si queremos que las Américas, y por supuesto el mundo entero, sigan siendo un lugar seguro para sus ciudadanos, es imprescindible que trabajemos juntos para afrontar este peligro”, declaró el Director de la Policía Nacional de Panamá, Julio Molto.

En la reunión, que congregó a representantes de los organismos encargados de la aplicación de la ley, los servicios de aduanas y de control de fronteras, las autoridades sanitarias y los servicios de bomberos de toda la región, además de funcionarios policiales especializados en los materiales QBRNE, se llevaron a cabo ejercicios prácticos, ejercicios de simulación y una sesión de familiarización con los equipos móviles de detección.

“La lucha contra la amenaza que suponen para la seguridad en la región los materiales peligrosos exige un planteamiento regional concertado entre diferentes sectores de la seguridad pública”, comentó el Jefe del programa de INTERPOL sobre materiales QBRNE, Anthony Thomas.

“Esta reunión ha servido para ofrecer a los países un panorama general del peligro que representa el terrorismo radiológico y nuclear a escala regional, y para darles una idea más clara de cómo mejorar la eficacia de su cooperación con vistas a afrontar tal peligro”.

En los próximos seis meses, los participantes en la reunión recibirán un cuestionario de seguimiento, a fin de permitir que los distintos países de la región efectúen una evaluación de las medidas que deberán adoptar con miras a la prevención del terrorismo con materiales QBRNE.