All news
|
Print
11 noviembre 2010 - Media release

INTERPOL sienta las bases para la lucha contra la delincuencia y el terrorismo en el siglo XXI

DOHA (Qatar) – Los delegados de las 79a reunión de la Asamblea General de INTERPOL han respaldado una serie de resoluciones que reforzarán los ámbitos nacional e internacional de la actividad policial y proporcionarán una base sólida para determinar y combatir los futuros peligros vinculados a la delincuencia y al terrorismo.

Una decisión fundamental para apoyar las actividades futuras de la organización policial mundial fue el unánime respaldo concedido a la creación en Singapur del Complejo Mundial de INTERPOL, que potenciará la capacidad de los organismos encargados de la aplicación de la ley para combatir la delincuencia informática y ofrecerá a los 188 países miembros unas instalaciones innovadoras para la investigación y el desarrollo.

La aprobación de la iniciativa sobre el documento de viaje de INTERPOL permitirá asimismo a la Organización prestar un apoyo más rápido sobre el terreno a los países miembros que soliciten asistencia, ya que los países otorgarán un régimen especial de visado a los miembros del personal que viajen en misión oficial.

En la clausura de la reunión, el Presidente de INTERPOL, Khoo Boon Hui, declaró a los delegados que acababan de iniciar un "arduo, pero apasionante viaje", al término del cual la Organización se encontraría aún más cerca de las realidades de la delincuencia de nuestro tiempo, y habría aumentado su capacidad de reacción ante ellas.

"Al concluir esta reunión de la Asamblea General, iniciamos ya la puesta en práctica de grandes proyectos que revolucionarán el modo en que INTERPOL apoya a sus países miembros," afirmó el Sr. Khoo.

"Con el aplastante apoyo otorgado a la estrategia de nuestro Secretario General y de INTERPOL de establecer acuerdos de colaboración tanto con el sector público como con el privado, estoy convencido de que podremos seguir mejorando la cooperación policial internacional," concluyó el Presidente.

El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, señaló que el firme respaldo concedido por la Asamblea General a la hoja de ruta estratégica de INTERPOL permitiría a la Organización seguir avanzando a la hora de afrontar las amenazas que plantea la delincuencia en el siglo XXI y, especialmente, en el ámbito de la lucha contra la delincuencia informática.

"Las decisiones adoptadas por la Asamblea General en esta reunión muestran que, más que nunca anteriormente, nuestros países miembros cuentan con INTERPOL no sólo para seguir progresando sobre la base de nuestros puntos fuertes actuales, sino también para utilizar nuestros conocimientos especializados a fin de descubrir y trazar nuevas vías en el ámbito de la aplicación de la ley a escala mundial," declaró el Sr. Noble.

Además de elegir a Ronald Noble para que desempeñe un tercer mandato de cinco años en la jefatura de la Organización, los delegados asistentes a esta reunión de cuatro días de duración (8-11 de noviembre) votaron asimismo para, finalmente, elegir a Mireille Ballestrazzi, Subdirectora Central de la Policía Judicial francesa, como nueva Vicepresidenta por la región europea en el Comité Ejecutivo de INTERPOL.

Entre los puntos más destacados del orden del día de esta reunión de la Asamblea General, que congregó a unos 650 altos funcionarios de las fuerzas del orden de 141 países, figuraban asimismo asuntos tales como la mejora de la cooperación en el ámbito de la lucha contra el terrorismo, la trata y el tráfico de personas, los delitos contra el medio ambiente y la falsificación de productos médicos.

Billy Hawkes, Presidente de la Comisión de Control de los Ficheros de INTERPOL, presentó el informe anual de actividades de este órgano correspondiente al ejercicio de 2009. Esta comisión es un organismo independiente que representa el compromiso de la Organización para con el mundo exterior y su voluntad de rendir cuentas ante un órgano independiente por la manera en que trata la delicada información que se le confía. La función que desempeña la Comisión es fundamental para alcanzar dos objetivos mutuamente complementarios: una labor policial eficaz y el respeto de los derechos humanos individuales por parte de INTERPOL.