All news
|
Print
17 noviembre 2008 - Media release

Fuerzas policiales del sureste de Asia decomisan fármacos falsificados en una operación respaldada por diversos organismos

PHNOM PENH (Camboya) – Varias fuerzas policiales del Sureste de Asia han practicado detenciones y decomisado medicamentos falsificados valorados en millones de dólares en una operación que contaba con el apoyo de INTERPOL, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial de Aduanas (OMA).

La operación STORM, llevada a cabo en el marco de IMPACT ‑grupo de trabajo internacional contra la falsificación de productos médicos creado por la OMS y coordinada por INTERPOL‑, tenía por objetivo a personas y grupos implicados en la fabricación y distribución de cuatro tipos de medicamentos falsificados especialmente peligrosos para la salud pública: antibióticos para combatir la neumonía y algunas enfermedades infantiles y fármacos para el tratamiento de la malaria, la tuberculosis y el sida.

“La operación STORM sentará las bases para futuras iniciativas contra este tipo de actividades delictivas que afectan a todos los rincones del planeta”, declaró Ronald Noble, Secretario General de INTERPOL.

“Los medicamentos falsificados representan un grave peligro para la salud y la seguridad de los elementos más vulnerables de la sociedad, y está claro que solo a través de una respuesta respaldada por diversos organismos podremos combatir eficazmente el tráfico de estos productos”.

La operación, que se llevó a cabo en Camboya, China, Laos, Myanmar, Singapur, Tailandia y Vietnam, proporcionó asimismo una plataforma única para la colaboración entre las autoridades policiales, aduaneras y sanitarias y los organismos reguladores en materia de fármacos de los países afectados, diversas organizaciones internacionales y el sector privado.

Durante la operación, que se llevó a cabo entre el 15 de abril y el 15 de septiembre de 2008, se practicaron cerca de 200 redadas, que dieron lugar a 27 detenciones y el decomiso de más de 16 millones de comprimidos de un valor estimado de 6.600.000 USD.

Los resultados de la operación fueron anunciados al inicio del curso internacional sobre lucha contra los fármacos falsificados, dirigido a organismos del ámbito de la aplicación de la ley, y que se celebró en Camboya. En la ceremonia de apertura, el Viceprimer Ministro y Ministro del Interior Sar Kheng declaró que el elemento clave había sido la cooperación.

“Ningún Estado podrá, aisladamente, ganar la batalla contra la producción y distribución de fármacos falsificados. Debemos intercambiar información y dar a conocer nuestras respectivas funciones y responsabilidades, en particular los países de origen, tránsito y destino, a fin de adoptar las medidas apropiadas para prevenir la producción de estos fármacos y eliminarlos”, señaló el Viceprimer Ministro, Sr. Kheng.

Un factor crucial de la operación STORM fue la formación impartida a funcionarios policiales, aduaneros y de los organismos reguladores en materia de fármacos para ayudarles a identificar los productos falsificados y enseñarles técnicas para el tratamiento de muestras.