All news
|
Print
23 septiembre 2011

INTERPOL organiza en Polonia un curso para la realización de investigaciones sobre incidentes radiactivos y nucleares con objeto de promover un plan de acción común

VARSOVIA (Polonia) – Representantes de 10 países de Europa del Este se reunieron la semana pasada para aprender a llevar a cabo investigaciones eficaces en casos de presuntos delitos con armas, tecnología y materiales radiactivos y nucleares. Investigadores experimentados de los servicios de policía y aduanas y de otras fuerzas de seguridad formaron equipo con representantes de la sanidad pública y de las agencias reguladoras de la energía nuclear de sus respectivos países para afrontar el problema de la prevención, la preparación de medidas de respuesta y la investigación en relación con casos de uso ilícito y de tráfico de materiales radiactivos y nucleares.

Este curso se impartió del 12 al 15 de septiembre, tras la celebración el pasado mes de mayo en Lyon de la Conferencia Mundial de INTERPOL sobre Prevención del Terrorismo Radiológico y Nuclear. Se trata del curso piloto de la Unidad de INTERPOL para la Prevención del Terrorismo Radiactivo y Nuclear. Siguiendo el ejemplo de un programa semejante de la Unidad de Prevención del Bioterrorismo, el equipo de la Unidad de INTERPOL para la Prevención del Terrorismo Radiactivo y Nuclear pretende impartir cursos sobre cómo llevar a cabo eficazmente investigaciones preventivas basadas en información policial.

El liderazgo de la lucha contra el terrorismo radiactivo y nuclear, que está centrado específicamente en actividades de aplicación de la ley con un enfoque multi-institucional, requiere además que el mayor número posible de agencias nacionales e internacionales cierren filas y colaboren entre sí.

El Comandante General Andrzej Matejuk, Jefe de la Policía de Polonia, agradeció a INTERPOL haber extendido su programa a Polonia y a otros países de la región. En su discurso de apertura, el General Matejuk hizo hincapié en que “la lucha contra las amenazas radiactiva y nuclear es una de las prioridades de la Presidencia Polaca de la Unión Europea”, y definió este curso como “una oportunidad única para participar en debates y ejercicios prácticos que permitirán a los participantes elaborar un plan de acción común contra las amenazas del terrorismo radiactivo y nuclear”.

A lo largo de esta semana en Varsovia, los 29 participantes provenientes de 10 países no solo recibieron formación teórica y científica sobre la producción, el tráfico y el uso ilícito de materiales radiactivos y nucleares, sino que también participaron en ejercicios sobre el terreno en los que utilizaron equipos móviles de detección proporcionados por el Programa de Segunda Línea de Defensa del Departamento de Energía de Estados Unidos, y realizaron ejercicios interactivos de simulación de investigaciones forenses de incidentes nucleares.

El curso reunió a equipos multi-institucionales, cada uno de ellos compuesto por cuatro personas, provenientes de 10 países de la región: Belarrús, Eslovaquia, Estonia, Hungría, Israel, Letonia, Lituania, Polonia, República Checa y Ucrania.

El equipo de formadores también reflejaba las conexiones internacionales y
multi-institucionales que INTERPOL trata de fomentar en el ámbito de los materiales QBRNe (químicos, biológicos, radiactivos, nucleares y explosivos). Los instructores provenían de diversas organizaciones, como el Organismo Internacional de Energía Atómica y los organismos nacionales encargados de la aplicación de la ley y de la salud pública de Australia, Canadá, Corea del Sur, Eslovaquia, Estados Unidos, Países Bajos, Polonia y Reino Unido.