All news
|
Print
11 enero 2008

Comparece ante los tribunales el sospechoso de abuso de menores detenido a raíz del primer llamamiento al público lanzado por INTERPOL

Un presunto pederasta que fue detenido a raíz de un llamamiento mundial sin precedentes lanzado por INTERPOL para conseguir información ha comparecido ante los tribunales de Bangkok. El viernes pasado Christopher Paul NEIL, canadiense de 32 años, se declaró no culpable de un delito de abuso de menores en Tailandia. En caso de ser declarado culpable en el juicio que dará comienzo el 10 de marzo, puede ser condenado hasta a 20 años de privación de libertad.

NEIL fue detenido en Tailandia el 19 de octubre pasado después de que INTERPOL lanzara la operación VICO, para la búsqueda y captura a escala internacional de un desconocido que aparecía abusando de niños en unas fotografías publicadas en Internet, cuando se consiguió descubrir el rostro real que se escondía detrás de la imagen que había sido deformada por medios informáticos. La Real Policía de Tailandia lo detuvo diez días después de este primer llamamiento público de INTERPOL para identificar al hombre, que aparecía en más de 200 imágenes de abuso sexual de menores.

Con la operación VICO se hizo por primera vez en la historia de INTERPOL un llamamiento público con fotografías de un hombre abusando sexualmente de muchachos en Vietnam y en Camboya con el objetivo de conseguir información. El llamamiento provocó otro record: el 8 de octubre, el día en que se hizo público el llamamiento, se recibieron más de 1,6 millones de visitas en el sitio web de INTERPOL.

INTERPOL, trabajando con las Oficinas Centrales Nacionales de sus 186 países miembros, ya conocía tres días después del llamamiento el nombre de NEIL, su nacionalidad, su fecha de nacimiento, su número de pasaporte, su empleo actual y sus empleos anteriores. A raíz del llamamiento el público hizo cientos de declaraciones a INTERPOL, y gracias a la información que le proporcionaron cinco fuentes distintas desde tres continentes se pudo saber que el supuesto pederasta era un profesor de inglés que trabajaba en una escuela de Corea del Sur.

Las fotografías de NEIL habían sido deformadas digitalmente para ocultar su rostro, pero los especialistas informáticos de la policía federal alemana, la Bundeskriminalamt (BKA), trabajaron en cooperación con los técnicos de INTERPOL para conseguir imágenes identificables.