All news
|
Print
17 octubre 2012 - Media release

Una labor policial eficaz puede favorecer el desarrollo económico, asevera el Comité de Jefes de Policía de África Oriental

KAMPALA (Uganda) – En una reunión del Comité de Jefes de Policía de África Oriental (EAPCCO, por sus siglas en inglés) celebrada en Kampala, se afirmó que es fundamental que la policía se integre en las comunidades para combatir la delincuencia de manera más eficaz y contribuir así al crecimiento económico.

Ante altos mandos policiales de los 12 países miembros del Comité -Burundi, Eritrea, Etiopía, Kenia, Ruanda, Seychelles, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Tanzania, Uganda y Yibuti-, el Primer Ministro de Uganda, Amama Mbabazi, declaró que “la labor policial sigue concibiéndose como un fin en sí mismo y no como un medio para facilitar e impulsar el desarrollo”.

Añadió que “las fuerzas policiales son un símbolo de disciplina y no únicamente un instrumento para la aplicación de la ley, y forjar alianzas duraderas con las principales instituciones de la sociedad es fundamental para prevenir la delincuencia.”

“Por consiguiente, la labor policial no constituye un fin en sí misma, sino que debe servir para erradicar la delincuencia y crear un entorno propicio para el crecimiento económico”, concluyó Amama Mbabazi.

El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, declaró que la cooperación entre INTERPOL y el EAPCCO proporciona una base sólida para la creación de iniciativas destinadas a tratar los muchos problemas a los que se enfrentan los organismos encargados de la aplicación de la ley en toda la región, y a ayudar a proteger las comunidades a las que sirven dichos organismos.

Señaló asimismo el éxito reciente de la operación HOPE, promovida y coordinada por la Oficina Regional de INTERPOL en Nairobi, y destinada a combatir tres importantes tipos de delincuencia: la trata de personas, el tráfico de drogas y los delitos contra el medio ambiente.

Esta operación de tres días de duración (13-15 de septiembre) contó con la participación de Burundi, Ruanda, Tanzania y Uganda, y con el apoyo de la ONUDD, el PNUMA, la CITES, la OIM, el Grupo Especial del Acuerdo de Lusaka y el servicio de protección de la flora y la fauna silvestres de Kenia. Fue llevada a cabo por más de 2.000 agentes que identificaron o detuvieron a más de 100 sospechosos, confiscaron productos ilícitos de especies protegidas por un valor de unos 115.000 USD, así como 6.000 kg de cannabis y 12 kg de heroína y cocaína, y destruyeron más de 100 hectáreas de plantaciones de cannabis.

“Estos son los éxitos que se pueden lograr únicamente recurriendo a los funcionarios especializados de la región, a la cooperación real con las fuerzas del orden locales y al conocimiento directo de los problemas a los que se enfrenta África Oriental”, señaló el máximo dirigente de INTERPOL.

A este respecto, Ronald Noble señaló que el Documento de Viaje de INTERPOL es un instrumento esencial para que la Organización pueda proporcionar asistencia en el momento y el lugar que necesiten los países miembros, y resaltó el apoyo importante proporcionado por esta región, dado que más de la mitad de los países que ya han reconocido dicho documento en todo el mundo pertenecen al continente africano.

El Secretario General prometió que la Organización seguirá combatiendo la piratería marítima, que sigue siendo uno de los problemas más importantes de ámbito regional y mundial, con la ayuda de socios como la Unión Europea, Noruega y Francia. Hace algunos meses INTERPOL creó la base de datos mundial sobre piratería marítima para ayudar a la EAPCCO y a todos los países miembros a investigar delitos de este tipo de una manera más eficaz, no solo con el objetivo de conseguir la condena de los delincuentes a escala nacional, sino también de transformar las pruebas en información policial explotable a escala internacional.