All news
|
Print
13 junio 2007 - Media release

Se descubren en la base de datos de INTERPOL pasaportes robados utilizados para el tráfico de inmigrantes

LYON (Francia) – Recientemente la base de datos sobre documentos de viaje robados y perdidos ha servido a la policía de fronteras destacada en el aeropuerto de Saint Exupéry de Lyon para identificar como robados dos pasaportes utilizados por una red dedicada al tráfico de inmigrantes desde China a Europa.

El 8 de junio dos mujeres de origen asiático fueron detenidas después de que los funcionarios del aeropuerto cotejaran sus pasaportes japoneses con la base de datos de INTERPOL. En ella se indicaba que en febrero de 2007 se había denunciado en España el robo de uno de tales pasaportes; la sustracción del otro se había notificado en Japón en abril de 2007.

Estas dos mujeres habían viajado por separado, cada una de ellas con un nutrido grupo de personas, en vuelos que habían realizado el trayecto desde Beijing a un país de Europa del Este, donde habían permanecido varias semanas. A continuación, se habían desplazado por carretera a París y posteriormente habían tomado un tren a Lyon, desde donde se disponían a viajar en avión a Dublín (Irlanda).

Este caso pone de manifiesto la eficacia de la base de datos cuando se utiliza en puestos fronterizos y aeropuertos. INTERPOL está animando a los países miembros a que, a la mayor brevedad posible, aporten a esta base de datos registros sobre pasaportes, visados u otros documentos de viaje robados o perdidos, y a que proporcionen acceso remoto a la misma a los funcionarios destacados en puntos estratégicos.

La base de datos contiene más de 14 millones de registros que han sido remitidos por 124 países miembros. Las consultas realizadas en ella han permitido la detección de más de 5.000 personas que trataban de entrar en diversos países provistas de documentos de viaje cuyo robo o pérdida había sido previamente denunciado.

Jean-Michel Louboutin, Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL, ha declarado que nunca se insistirá lo suficiente en lo importante que es notificar a INTERPOL los robos de pasaportes tan pronto como se producen, a fin de que esta información pueda registrarse en la base de datos y ponerse inmediatamente a disposición de las fuerzas del orden de todo el mundo.

El Sr. Louboutin considera que este caso constituye un excelente ejemplo de la rapidez con la que los delincuentes se apoderan de estos valiosos documentos con el propósito de delinquir, y ha añadido que cuanto más tarde un país en notificar el robo de un pasaporte, más tiempo tendrán los traficantes para aprovechar los huecos que les permitan desplazar a personas cruzando fronteras ilegalmente.

En 2006 Francia fue uno de los primeros países en ampliar el acceso a la mencionada base de datos más allá de la Oficina Central Nacional, a todos los aeropuertos y puertos marítimos del país.

En los cuatro primeros meses de 2007 Francia ha realizado más de 1.100.000 consultas en la base de datos; los 159 resultados positivos conseguidos afectan a 12 países repartidos en cuatro continentes.