All news
|
Print
16 febrero 2011 - Media release

La conferencia africana de INTERPOL se propone impulsar las actuaciones regionales contra la delincuencia transnacional

La reunión, celebrada en Botsuana, subraya la dimensión mundial de la seguridad local y regional


GABORONE (Botsuana) – En la 21a Conferencia Regional Africana de INTERPOL, que ha dado comienzo hoy, se examinarán las prioridades de África en materia de seguridad y se tratará de impulsar las actuaciones regionales contra la delincuencia transnacional, mediante una mayor cooperación entre los organismos encargados de la aplicación de la ley de los países de la región y de otras regiones.

La trata de personas, el tráfico de drogas, la piratería marítima, el terrorismo, la falsificación de medicamentos y los delitos contra la fauna y flora silvestres serán los temas principales de esta conferencia de tres días de duración (16-18 de febrero), que ha reunido a más de 150 altos funcionarios de las fuerzas del orden de unos 40 países y de siete organizaciones internacionales, y cuyo objetivo es potenciar la capacidad de la policía para realizar operaciones transfronterizas, mediante el aumento de los recursos y la ampliación del acceso a las herramientas y servicios mundiales de INTERPOL.

Haciendo un llamamiento a África y a otras regiones para que formen "un frente fuerte y unido" contra la delincuencia internacional en un mundo globalizado como el actual, el Presidente de INTERPOL, Khoo Boon Hui, declaró lo siguiente: “Las transformaciones que han hecho posible la fácil y rápida circulación de bienes, personas y capitales por todo el mundo han facilitado asimismo los movimientos de dinero sucio, drogas, artículos falsificados, armas e inmigrantes clandestinos. Así pues, los complejos delitos internacionales que, por su propia naturaleza, trascienden las fronteras de un solo país deben ser considerados desde una perspectiva mundial, regional y nacional.”

“Los problemas de alcance mundial exigen medidas e intervenciones colectivas para aportar soluciones”, afirmó el Ministro de Defensa, Justicia y Seguridad en funciones de Botsuana, Edwin Jenamiso Batshu, al pedir a los altos mandos de los organismos encargados de la aplicación de la ley asistentes que sacaran el máximo partido de la conferencia para fortalecer la labor de las fuerzas del orden en el continente africano y más allá de él.

Citando a las cuatro Oficinas Regionales de INTERPOL en África –sitas en Abiyán, Harare, Nairobi y Yaundé–, que facilitan la cooperación policial y trabajan con organismos esenciales como los comités regionales del jefes de policía, la Commonwealth y la Unión Africana, el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, subrayó la importancia de potenciar la labor de las fuerzas del orden mediante la mejora de capacidades, “a fin de construir la policía del mañana”.

Rindiendo tributo al liderazgo ejercido por Botsuana y el Director de su Policía, Thebeyame Tsimako, en el ámbito de la lucha contra los delitos relacionados con la fauna y la flora silvestres, el Sr. Noble mencionó la función que había desempeñado dicho país en la operación MOGATLE, desarrollada en mayo de 2010 con la participación de unos 200 funcionarios de seis países distintos, y que condujo al decomiso de unos 400 kilos de marfil y cuernos de rinoceronte, así como a 41 detenciones.

Tras destacar que la operación MOGATLE forma parte de una serie de intervenciones realizadas en África con la coordinación de INTERPOL, de sus Oficinas Centrales Nacionales y Oficinas Regionales, y de los organismos nacionales encargados de la aplicación de la ley dirigidas contra el tráfico de drogas, la trata de personas, el tráfico de vehículos, la falsificación de productos farmacéuticos y muchos otros delitos, Ronald Noble aseguró: “Estas operaciones llevadas a cabo con nuestros aliados africanos representan la esencia misma de la cooperación policial internacional: una estrecha colaboración entre funcionarios de distintos países y diferentes disciplinas. Pero también se vieron posibilitadas por la tecnología, que permitió formar a los funcionarios y ayudarles a intercambiar información y efectuar controles en puestos fronterizos situados en lugares remotos.”

El jefe de INTERPOL afirmó que la tecnología afecta a la aplicación de la ley en todos los países, y destacó el papel que van a desempeñar tanto el Complejo Mundial de INTERPOL, que abrirá sus puertas en Singapur a principios de 2014, como el documento de viaje de INTERPOL, soluciones de vanguardia ambas que llevarán a mejorar la capacidad de las fuerzas del orden de todo el mundo para afrontar los delitos del siglo XXI.

“El Complejo Mundial de INTERPOL contribuirá a potenciar las capacidades en ámbitos que lo necesitan especialmente, como el de la delincuencia informática, para beneficio de nuestros países miembros en todas las regiones, incluida la africana. Y el documento de viaje de INTERPOL permitirá al personal de la Organización que desempeña funciones oficiales viajar de unos países a otros sin demoras ni impedimentos innecesarios, lo que posibilitará una rápida prestación de asistencia policial y de coordinación en el marco de investigaciones.”

El Sr. Noble elogió a los 10 países que, hasta la fecha, ya han reconocido oficialmente el documento de viaje de INTERPOL –Afganistán, Brasil, Camerún, Egipto, Pakistán, la República Democrática del Congo Senegal, Seychelles, Singapur y Suazilandia– e instó a otros países a seguir su ejemplo, con miras a mejorar la seguridad.

En el primer día de la conferencia se celebrará una reunión de jefes de los servicios nacionales de drogas y las Oficinas Centrales Nacionales de INTERPOL del continente africano, en la que se trazará el rumbo para, bajo los auspicios de INTERPOL, intensificar la cooperación regional contra las drogas contando con el apoyo de una serie de iniciativas policiales operativas de fundamental importancia que se llevarán a cabo en África.

Dado que la conferencia se celebra poco después de la adopción de una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en la que se hizo un llamamiento a los países miembros para que colaboraran con INTERPOL y Europol en la lucha contra las redes delictivas implicadas en los actos de piratería marítima, y de una decisión de la Unión Europea a raíz de la cual la misión militar constituida por este organismo  para hacer frente a la piratería marítima en el Golfo de Adén pasará a utilizar la red y las herramientas de alcance mundial de INTERPOL, entre los puntos principales del orden del día figura también el eslabón esencial que, en la lucha internacional contra las redes de piratería marítima, constituyen los organismos encargados de la aplicación de la ley.