All news
|
Print
13 julio 2010 - Media release

INTERPOL confirma el éxito del país anfitrión de la Copa Mundial de la FIFA de 2010, Sudáfrica, en el ámbito de la seguridad de este acontecimiento

LYON (Francia) – Una vez finalizada la Copa Mundial de la FIFA de 2010, ocasión en la que Sudáfrica acogió a más de un millón de visitantes sin que se produjeran mayores incidentes, el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, ha dado fe del éxito de los esfuerzos realizados por la Administración sudafricana, en colaboración con INTERPOL y la comunidad internacional encargada de la aplicación de la ley, con miras a garantizar en todo el país la seguridad tanto de los participantes en el evento como de los  espectadores. 

INTERPOL desplegó la mayor unidad de apoyo para grandes acontecimientos de toda su historia, compuesta por 50 funcionarios experimentados procedentes de 32 países, con el fin de prestar apoyo a la Policía de Sudáfrica antes y durante el torneo.

El personal de esta unidad fue desplegado en todos los aeropuertos y puestos fronterizos del país, además de en hoteles y en los estadios donde se celebraron los partidos, para ayudar a efectuar comprobaciones instantáneas en las bases de datos mundiales de INTERPOL.

“Los exhaustivos planes y preparativos de seguridad llevados a cabo por los Servicios Policiales de Sudáfrica para la Copa Mundial de la FIFA de 2010 han dado excelentes resultados, ya que no se han producido mayores incidentes en el país anfitrión”, afirmó el Secretario General Noble tras su visita al Centro de Coordinación Policial Internacional sito en Pretoria.

“Ha sido un placer para INTERPOL haber colaborado con los organismos encargados de la aplicación de la ley que han participado en esta ingente labor de seguridad destinada a prestar apoyo a la Policía de Sudáfrica, a los ciudadanos de este país y a los miles de visitantes que han podido disfrutar de los partidos en condiciones seguras”, declaró Jean-Michel Louboutin, Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL, quien encabezó la unidad de apoyo para grandes acontecimientos desplegada en Sudáfrica.

"Sudáfrica ha puesto muy alto el listón en materia de comunicación y procedimientos de seguridad, lo que ha permitido a INTERPOL utilizar sus recursos para ayudar a llevar a cabo esta operación. La presente experiencia sienta las bases para los próximos grandes acontecimientos deportivos en cuanto a los procesos y la preparación policiales”, añadió el Sr. Louboutin.

Gracias a la unidad de apoyo para grandes acontecimientos y al Centro de Mando y Coordinación de INTERPOL, operativo las 24 horas del día y sito en Lyon, en la sede de la Secretaría General de esta organización internacional, la Policía de Sudáfrica ha podido consultar instantáneamente las bases de datos mundiales de INTERPOL, incluida la de documentos de viaje robados y perdidos, que contiene casi 22 millones de registros, de los cuales más de 12 millones son de pasaportes, y la de vehículos robados, con más de 7 millones de registros. Se efectuaron más de 600.000 búsquedas en dichas bases, así como en la de datos nominales, que generaron casi 100 resultados positivos. 

Una detención importante fue la de Mouamba Munanga, ciudadano de la República Democrática del Congo buscado por Francia y Bahrein por falsificación de moneda, asociación ilícita y blanqueo de capitales, que tuvo lugar en Sudáfrica el pasado 16 de junio en el marco de la operación de INTERPOL denominada INFRA-RED (acrónimo en inglés de “redadas contra prófugos a escala internacional – notificaciones rojas”) y dirigida contra 450 prófugos buscados en 29 países miembros.

La unidad de apoyo de INTERPOL para grandes acontecimientos también ha prestado su ayuda a la investigación emprendida por la Policía de Sudáfrica sobre una presunta fábrica de pasaportes fraudulentos sita en la capital, Pretoria, que ha concluido con la detención de 21 personas por distribución de documentos falsos.

Además de estas actividades sobre el terreno realizadas en Sudáfrica, INTERPOL coordinó la operación SOGA III contra apuestas ilícitas de fútbol en Asia por parte de grupos de delincuencia organizada. Esta operación ya ha dado lugar a más de  3.000 detenciones y al decomiso de casi dos millones de dólares. Una vez finalice, se publicarán los resultados completos de esta operación conjunta y táctica en la que participan funcionarios de China (incluidos Hong Kong y Macao), Malasia, Singapur y Tailandia.