All news
|
Print
22 julio 2008 - Media release

INTERPOL celebra la captura por las autoridades serbias de Radovan Karadzic

LYON (Francia) – La noticia de la detención por las autoridades serbias de Radovan Karadzic, que es buscado por genocidio, entre otros cargos, por un tribunal para crímenes de guerra constituido por las Naciones Unidas y es también objeto de una notificación roja publicada por INTERPOL, ha sido aplaudida por la mayor organización policial del mundo.

Karadzic, ex dirigente político serbiobosnio que llevaba huido casi trece años, ha sido imputado por el Tribunal Penal Internacional de la ONU para la ex Yugoslavia (TPIY) por asesinato, actos inhumanos, exterminación y otros crímenes cometidos en la guerra librada entre 1992 y 1995.

En la 37a Conferencia Regional Europea de INTERPOL, celebrada el pasado mes de mayo, se aprobó una recomendación dirigida a las Oficinas Centrales Nacionales de los 186 países miembros de esta organización internacional para que proporcionaran la más amplia asistencia a fin de localizar y detener antes de diciembre de 2008, en que finalizará el periodo previsto para la celebración de juicios en dicho tribunal, a las cuatro personas buscadas por el TPIY que están aún en libertad, entre las que se encuentra Karadzic.

“Hay que elogiar a las autoridades serbias por la detención de Karadzic, uno de los prófugos más buscados por la justicia internacional”, ha declarado el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble.

“INTERPOL ha trabajado en estrecha cooperación con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia y seguirá haciéndolo hasta que se haya logrado la detención de Ratko Mladic y Goran Hadzic, los dos imputados del TPIY, y también objeto de sendas notificaciones rojas de INTERPOL, que siguen en libertad.”

“La captura de Karadzic, que se produce solo unas semanas después de la detención del dirigente serbiobosnio Stojan Zupljanin, es una muestra clara de que los responsables de estos crímenes de guerra ya no deberán confiar en la posibilidad de escapar a la acción de la justicia”, ha añadido el Sr. Noble.

Radovan Karadzic, de 63 años, está acusado de genocidio por el asesinato de casi 8.000 varones musulmanes bosnios (incluidos menores de edad) perpetrado en Srebrenica en 1995. Asimismo, el acta de acusación atribuye a Karadzic la responsabilidad del bombardeo de Sarajevo, que mató e hirió a miles de personas, entre ellas un alto número de mujeres y niños.

La unidad de Apoyo a las Investigaciones sobre Prófugos de la Secretaría General de INTERPOL, sita en Lyon (Francia), ha colaborado estrechamente con su red de investigadores especializados, con las Oficinas Centrales Nacionales, en particular las de Serbia, Croacia y Bosnia-Herzegovina, y con el TPIY, mediante el intercambio de información y de pistas sobre el posible paradero de Karadzic y de otros prófugos buscados por crímenes de guerra.