All news
|
Print
01 abril 2008

El refuerzo de las Oficinas Centrales Nacionales de INTERPOL, clave para la labor policial del siglo XXI

LYON (Francia) – Los altos mandos policiales de todo el mundo reunidos en la conferencia de jefes de OCN (Oficinas Centrales Nacionales) de INTERPOL han sido informados de que se encuentran en el eje de la lucha mundial contra la delincuencia en el siglo XXI, dada la función esencial que desempeñan: facilitar la cooperación internacional.

Esta conferencia anual, un foro de tres días que permite a los altos dirigentes de INTERPOL en los países miembros encontrarse y ponerse al día de los recursos para la labor policial operativa que les ofrece la Secretaría General, se centrará en las iniciativas destinadas a reforzar la capacidad operativa de la Organización en su trabajo diario mediante la formación y el perfeccionamiento policial, que en 2007 INTERPOL convirtió en su cuarta función esencial.

El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, ha comunicado a los reunidos en su alocución de apertura que los conceptos de “labor policial en el siglo XXI” y “mejora de la capacidad de trabajo” son totalmente interdependientes, y con ellos se define la relación entre INTERPOL en su calidad de organización y su red compuesta por 186 OCN.

“La ambiciosa concepción que INTERPOL tiene de la labor policial en el siglo XXI exige un nuevo planteamiento para la lucha contra el terrorismo y otros delitos transnacionales graves, que lleva a trasladar el trabajo policial internacional de la periferia al centro y a la primera línea del frente, tanto desde el punto de vista psicológico como operativo”, ha afirmado el Sr. Noble.

Con la intención de poner en práctica esta idea, el Secretario General de INTERPOL ha hecho un llamamiento a las OCN para que designen a policías especializados en una amplia gama de materias -desde la investigación informática forense hasta la identificación de víctimas o la balística- a los que se pueda recurrir en caso de petición urgente de ayuda por parte de otro país u otra región que carezca de los recursos o conocimientos pertinentes.

Como ejemplo ha citado el envío a Colombia en el mes de marzo de una unidad de INTERPOL de gestión de crisis integrada por funcionarios de la Secretaría General, sita en Lyon, y por especialistas en investigación informática forense procedentes de Australia y Singapur. Esta unidad fue movilizada para ayudar a las autoridades colombianas a examinar los ordenadores y el material decomisados a raíz de una operación dirigida contra un campamento de la guerrilla de las FARC.

“La OCN más eficaz es la que sirve de centro neurálgico para la cooperación policial internacional, facilitando a los policías conocimientos especializados y ayuda en asuntos de policía internacional”, ha declarado el Secretario General de INTERPOL.

El Sr. Noble también ha anunciado que el antiguo Director General de la Real Policía Montada de Canadá, Giuliano Zaccardelli, ha sido nombrado jefe del proyecto OASIS en África, destinado a prestar ayuda operativa, servicios y apoyo en materia de infraestructuras. Este proyecto de cuatro años se inició después de que el Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania prometiera 24 millones de euros para ayudar a los países miembros africanos de INTERPOL a luchar en mejores condiciones contra la delincuencia nacional y trasnacional en esta región.