All news
|
Print
16 abril 2013 - Media release

Detención de los autores de un delito contra menores y rescate de la víctima gracias a las herramientas mundiales de INTERPOL

LYON (Francia) – La estrecha colaboración entre los organismos encargados de la aplicación de la ley de Georgia e Israel y la unidad de INTERPOL de Delitos contra Menores ha permitido rescatar a una niña de once años y detener a un hombre acusado de abusar sexualmente de ella y de publicar las imágenes de estos delitos por Internet. La madre de la niña también ha  sido detenida por su presunta implicación en la producción de estas imágenes.

La investigación dio comienzo hace un año, cuando especialistas estadounidenses en identificación de víctimas decomisaron imágenes de delitos contra menores y las introdujeron en la Base de Datos Internacional de INTERPOL sobre Explotación Sexual de Niños, dándolas a conocer a sus homólogos de todo el mundo.

Investigadores de Australia y Dinamarca añadieron a esta base de datos más imágenes de la misma víctima, que hallaron en línea pero que también se vendían en distintos sitios web.

La unidad de Delitos contra Menores de la Secretaría General de INTERPOL, sita en Lyon, y los investigadores de su red mundial de especialistas analizaron estas imágenes y encontraron pistas que apuntaban a que el material había sido producido en Georgia. Los investigadores consideran que los delitos se estuvieron perpetrando a lo largo de al menos tres años.

Según más información policial obtenida, el delincuente que presuntamente comerciaba con las imágenes residía en Israel. INTERPOL coordinó las labores de investigación a través de sus Oficinas Centrales Nacionales (OCN) en Tbilisi y Jerusalén a fin de identificar con certeza a la víctima y al delincuente.

Las policías de Georgia y de Israel llevaron a cabo una operación conjunta a principios de abril, que concluyó con la detención de un ciudadano israelí de origen georgiano que según fuentes policiales había viajado varias veces a Georgia para abusar de la niña.

Además, la víctima fue rescatada y puesta fuera de peligro. Su madre fue detenida por haber facilitado los abusos sexuales, y también por haber producido más imágenes de los delitos contra su hija y haberlas vendido al autor de los hechos.

“Este caso pone de relieve la necesidad de colaborar a escala internacional, y destaca además cómo se pueden emplear las herramientas, los servicios y la asistencia operativa de INTERPOL para contrarrestar la velocidad y la facilidad con que los delincuentes se conectan entre sí, intercambian imágenes de delitos contra menores y organizan la explotación de niños empleando Internet y otras tecnologías”, declaró Michael Moran, jefe de la unidad de INTERPOL de Delitos contra Menores.

“En este caso, la identificación de la víctima ha permitido proceder directamente a su rescate y a la detención de los delincuentes. Por consiguiente, la identificación de las víctimas debe formar parte integral de toda investigación sobre explotación de menores”, concluyó.

A raíz de la investigación y de las detenciones practicadas se han descubierto más imágenes de delitos contra menores, que la policía espera permitirán dar con más víctimas y delincuentes.