All news
|
Print
24 enero 2013 - Media release

El jefe de INTERPOL visita Rumania y resalta la función destacada de este país en materia de seguridad

Ronald Noble felicita a las autoridades rumanas por la detención de los implicados en un robo millonario de obras de arte perpetrado en Rotterdam en 2012


BUCAREST (Rumania) – En el marco de su primera visita a Rumania como Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble declaró que la utilización de las herramientas y servicios de INTERPOL –una de las más intensas del mundo— por parte de este país es un ejemplo extraordinario de su confianza en el poder de la cooperación internacional para combatir la delincuencia.

Durante su viaje oficial de dos días a Bucarest, que viene a marcar los 40 años de adhesión de Rumania a la organización mundial de policía, el máximo dirigente de INTERPOL mantuvo conversaciones con el Ministro del Interior, Radu Stroe, y el Inspector General de la Policía Rumana, Petre Tobă, acerca de la importante contribución de Rumania a la seguridad de sus propios ciudadanos, de la Unión Europea y de todo el mundo.

El jefe de INTERPOL felicitó a la policía rumana por su labor de investigación y por su estrecha cooperación tanto con los organismos encargados de la aplicación de la ley de los Países Bajos como con los funcionarios de la unidad de obras de arte robadas de la Secretaría General de INTERPOL, sita en Lyon (Francia), que condujo a la detención esta semana de tres ciudadanos rumanos buscados por su implicación en un robo de cuadros perpetrado en el museo Kunsthal de Rotterdam en octubre del año pasado. Entre los siete cuadros robados del había un Picasso, un Matisse y dos Monet.

Ronald Noble destacó también la importante función desempeñada por Rumania en materia de seguridad, tanto a escala europea como mundial, gracias a su “impresionante” uso de las herramientas y los servicios mundiales de INTERPOL. En 2012 Rumania consultó las bases de datos de la organización más de 19 millones de veces –una media de 52.000 búsquedas al día–, lo que le convierte en el 12o de los 190 países miembros de INTERPOL que más utiliza las bases de datos de la organización mundial de policía, y en el 7o de la región europea.

Rumania es también el cuarto país que más contribuye a alimentar la base de datos nominales de INTERPOL, que contiene información sobre delincuentes internacionales fichados. Estos registros generaron más de 8.000 resultados positivos a raíz de búsquedas efectuadas por otros países miembros –es el tercer país del mundo que más resultados ha dado–, con lo que queda demostrado que alimentar las bases de datos de INTERPOL ayuda a otros países a localizar e identificar a delincuentes.

Asimismo, con alrededor de 7.500.000 búsquedas efectuadas el año pasado, Rumania es el tercer usuario más asiduo de la base de datos de INTERPOL sobre vehículos robados, y el quinto país que más resultados positivos ha obtenido en 2012.

“En un contexto de cambios complejos en la política mundial y en la tecnología, de escalada de la violencia en distintas zonas de conflicto o de catástrofes naturales, Ia cooperación policial internacional sigue siendo uno de los factores que más contribuyen a combatir todo tipo de delitos y a consolidar la seguridad y la estabilidad mundial”, declaró Petre Tobă, haciendo referencia a la cooperación con INTERPOL, que en 2012 se materializó en el intercambio de unos 150.000 mensajes y en la entrega a Rumania de más de 1.100 prófugos.

“El intenso uso de las bases de datos mundiales de INTERPOL por parte de Rumania, combinado con su estrecha colaboración con otros países miembros, ya ha dado buenos resultados, que repercuten no solo en la protección de sus propios ciudadanos, sino también en la seguridad de la Unión Europea y de todo el mundo”, señaló Ronald Noble.

El Secretario General de INTERPOL se reunió con el personal de la Oficina Central Nacional de INTERPOL en Bucarest, donde trató sobre las recientes investigaciones llevadas a cabo por las fuerzas del orden rumanas, entre ellas la que condujo al desmantelamiento de una red de delincuentes que se dedicaba a la estafa con tarjetas de crédito y había realizado transacciones fraudulentas por un valor total aproximado de 20 millones de euros. El jefe de INTERPOL también visitó las oficinas de Europol y Sirene en la capital rumana.