All news
|
Print
17 julio 2012 - Media release

Una operación internacional dirigida por INTERPOL pone de manifiesto el alcance del tráfico de productos ilícitos

La operación BLACK POSEIDON concluye con la detención o investigación de más de 1.400 personas y el decomiso de millones de artículos ilícitos


LYON (Francia) – Un operación dirigida por INTERPOL contra el tráfico de productos ilícitos en toda Europa del Este ha puesto de manifiesto los métodos cada vez más elaborados que emplean los grupos de delincuencia transnacional para traficar con estos artículos y el alcance de estos delitos. A raíz de esta operación, 1.400 personas han sido detenidas o son objeto de investigación y se han decomisado 7.300.000 artículos objeto de tráfico ilícito.

En la operación BLACK POSEIDON, que duró todo el mes de mayo de 2012, participaron las Oficinas Centrales Nacionales de INTERPOL (OCN) en Belarrús, Georgia, Moldova, Turquía y Ucrania, en colaboración con investigadores y con agentes de la policía nacional, que llevaron a cabo unas 1.700 intervenciones en mercados y establecimientos comerciales y en puertos y aeropuertos con la ayuda de fiscales, personal de los servicios de aduanas y especialistas en delitos contra la propiedad intelectual.

Vasyl Nevolia, Jefe de la OCN de INTERPOL en Kiev (Ucrania) declaró: “La operación BLACK POSEIDON ha sido importante para retirar de la circulación los productos peligrosos y que no cumplen las normas. Ha puesto de relieve la necesidad de cooperación policial a escala internacional, y ha demostrado lo que se puede lograr mediante las operaciones mundiales y regionales dirigidas contra las redes de delincuencia organizada”.

“El éxito de esta operación y la mayor proyección que ha dado a este fenómeno demuestran que la lucha contra los delitos que afectan a la propiedad intelectual ha pasado a constituir una prioridad para las autoridades policiales de Turquía, junto con los ámbitos de terrorismo y narcotráfico”, afirmó Rafet Ufuk Önder, Jefe de la OCN de Ankara (Turquía).

Esta operación, que ha permitido decomisar ropa, juguetes, alimentos, artículos electrónicos, cigarrillos, tabaco, productos agroquímicos y piezas de recambio de vehículos por valor de 123.000.000 EUR, ha sido coordinada por funcionarios de la unidad de INTERPOL de lucha contra el tráfico de productos ilícitos, quienes han trabajado tanto sobre el terreno como desde la sede de la Secretaría General, sita en Lyon.

“La operación BLACK POSEIDON habrá supuesto un duro golpe para las redes de delincuencia organizada que manejan los hilos del comercio ilícito. Habrá permitido además proteger a los ciudadanos del peligro que entrañan ciertos artículos falsos y que no cumplen las normas de calidad, y también concienciarlos en mayor medida sobre este peligro”, señaló Simone Di Meo, funcionario especializado del Programa de INTERPOL contra el Tráfico de Productos Ilícitos y coordinador de la operación.

La operación se llevó a cabo en el marco de la iniciativa de INTERPOL contra el tráfico de productos ilícitos, cuyo objetivo es descubrir y desarticular las redes delictivas organizadas que desvían miles de millones de euros del erario púbico mediante el tráfico de este tipo de productos.

“El alto número de detenciones y artículos ilícitos decomisados a raíz de esta operación viene a subrayar el alcance internacional de esta actividad y las ventajas que la policía nacional, los servicios de aduanas y otros organismos encargados de la aplicación de la ley pueden obtener de la estrecha colaboración con los representantes de los organismos reguladores y con el sector privado para desmantelar las redes que están detrás de estos delitos”, declaró John Newton, jefe de la unidad de INTERPOL de lucha contra el tráfico de productos ilícitos.

Esta iniciativa de INTERPOL ayudará a las policías de sus 190 países miembros no solo a combatir los grupos delictivos transnacionales, sino también a descubrir los itinerarios que utilizan para el transporte de los productos ilícitos y que, a menudo, sirven asimismo para la trata de personas y el tráfico de drogas.

El papel fundamental que desempeñará el sector privado al apoyar este iniciativa de INTERPOL queda de manifiesto con la decisión que tomó Philip Morris International el pasado mes de junio de donar 15 millones de euros durante un plazo de tresaños al Fondo de INTERPOL para un Mundo más Seguro, a fin de ayudar a la organización policial mundial a crear un sólido programa de alcance mundial para combatir el tráfico de productos ilícitos.