All news
|
Print
14 septiembre 2011 - Media release

Ruanda se convierte en el 150o país que visita el Secretario General de INTERPOL

Continúa la ronda de visitas del jefe de esta organización en apoyo a la labor policial de primera línea


KIGALI (Ruanda) – El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, ha marcado un hito con el viaje realizado esta semana a Ruanda, que ha pasado a ser del 150o país miembro que ha visitado desde que tomó el mando de la mayor organización policial del mundo.

Desde su elección en 2000, el Sr. Noble ha considerado una prioridad adecuar las actividades de su organización policial a las necesidades de los países miembros y se ha comprometido a visitar personalmente los 188 países miembros para conocer de primera mano los peligros particulares a los que se enfrenta cada país y a reunirse con las personas que dedican sus vidas a proteger a ciudadanos inocentes.

“Las reuniones que he mantenido con ministros y jefes de policía de 150 países en los últimos once años me han permitido conocer en detalle los riesgos a los que se exponen a diario los policías de primera línea”, declaró el Secretario General.
“Esto es lo que nos ha guiado a la hora de definir las actividades y la estrategia de nuestra organización, y a la hora de crear las herramientas y recursos necesarios para a ayudar a esos agentes”.

“Considero que, como organización internacional, INTERPOL debería ser juzgada por la eficacia del apoyo que presta diariamente a los funcionarios encargados de la aplicación de la ley de todo el mundo, y no solo por su alcance geográfico o por el número de sus miembros”, añadió.

El Sr. Noble, primer jefe de la organización policial que visita un número tan elevado de países, destacó que es muy adecuado que este hito se logre en su visita a un país de África, región singular tanto por su potencial como por las dificultades que plantea.

“África es uno de los continentes de más rápido crecimiento y uno de los más problemáticos por lo que respecta a la infraestructura y diversidad de la actividad delictiva, por lo que resulta esencial la plena integración de esta región en la estructura mundial de INTERPOL”, señaló el Sr. Noble ante los jefes de policía congregados en Kigali con ocasión de la Reunión General Anual del Comité de Jefes de Policía de África Oriental (EAPCCO, por sus siglas en inglés). Esta reunión precedió a sus entrevistas con el Ministro de Justicia de Ruanda, Tharcisse Karugarama, con el Inspector General de la Policía, Emmanuel Gasana, y con Martin Ngoga, Fiscal General.

“África Oriental se encuentra en la primera línea de la lucha contra el azote que representa la piratería marítima y, junto con África Occidental, es una zona elegida por los narcotraficantes para hacer pasar la droga que se envía a Europa, mientras que en todo el continente la delincuencia contra el medio ambiente y la fauna y la flora silvestres están agotando los recursos naturales, y los fármacos falsificados ponen en peligro la vida de personas inocentes. Los riesgos son múltiples y diversos, pero todos requieren una respuesta coordinada por parte de los organismos encargados de la aplicación de la ley”, declaró el Sr. Noble durante la reunión.

“A todo ello hay que añadir que la rápida expansión de Internet en África solo servirá para aumentar la amplia gama de delitos contra los que ya están luchando las fuerzas policiales, y es vital que aunemos esfuerzos para que los policías que trabajan en primera línea tengan acceso a las herramientas que necesitan”, concluyó el Secretario General.

Esto último se ha conseguido ya de diferentes modos, entre ellos mediante la conexión de todas las Oficinas Centrales Nacionales de África a la red I-24/7, el sistema mundial de comunicación de INTERPOL, que les permite comunicarse entre sí y acceder a información policial esencial en tiempo real de forma permanente (24 horas al día y 365 días al año).

El Sr. Noble subrayó los éxitos logrados por policías de primera línea destacados en puestos fronterizos de África Oriental, como las operaciones contra el robo de vehículos, que han permitido recuperar 500 vehículos desde 2006, y el decomiso de más de diez toneladas de productos médicos falsificados e ilícitos.